La población del Bashur (Kurdistán del Sur o Kurdistán Iraquí) ha podido acudir el día 25 de Septiembre a 12 mil centros de votación, 7 mil de los cuales se encontraban en áreas bajo el Gobierno Regional de Kurdistán y 5 mil en “territorios disputados”.

Un 78% de los 5,3 millones de kurdos que estaban llamados a las urnas ejerció su derecho a decidir en las cuatro provincias kurdas de Hewlêr, Dohuk, Suleimaniya y Halabja así como en los territorios disputados entre los dos gobiernos, Kirkuk, Tuz Khurmatu, Khanaqin, Jalawla, Qaratapa, Shengal, Makhmur, Hamdaniya, Shexan, Zumar y Bertileyê, según datos oficiales. en  Duhok, Sulaymaniyah, Halabja

Entorno al 90% de las personas con derecho al voto ha dicho Si con respecto a que la región del Kurdistán y los asentamientos kurdos fuera de la región de Kurdistán Iraquí, se conviertan en un estado independiente.Se produjeron grandes colas según avanzaba la jornada viendose en la necesidad de ampliar la posibilidad de votar hasta las siete de la tarde, una hora mas de lo previsto.

La jornada electoral -día festivo en todo el Kurdistán- transcurrió “con normalidad” y sin ningún tipo de incidente, señalaron observadores españoles invitados a la región, que destacaron asimismo el “ambiente festivo” en el que se desarrolló la votación.

El Parlamento iraquí pidió el mismo día de las elecciones al primer ministro, Haidar al Abadi, el despliegue de fuerzas de seguridad en las zonas disputadas con el Kurdistán, así como el cierre de los pasos terrestres, informó un diputado, un día después de que el titular iraquí dijese que no reconocería los resultados de esta consulta de “secesión”.

También las autoridades turcas amenazaron con una intervención militar y con bloquear las exportaciones de petróleo, vitales para esta región autónoma. El presidente, Recep Tayyip Erdogan, también advirtió.”Podríamos llegar de repente por la noche. Lo hicimos con la Operación Escudo del Éufrates (en Siria). Allí limpiamos 2.000 kilómetros cuadrados del Estado Islámico y daremos nuevos pasos con ese objetivo. Si hiciera falta, tampoco vacilaríamos en dar pasos similares en Irak“. Las declaraciones del presidente turco son una gran mentira pues su ejercito y las milicias de la oposición pro al-qaeda no han limpiado nada, únicamente, pretenden impedir que la población del norte de Siria pueda unificar su territorio y para ello han mentido abiertamente, siendo conocedores de que la comunidad internacional permitiría de forma pasiva y en el peor de los casos,realizarían meras declaraciones formales de condena con respecto a la ocupación ilícita del territorio de la nación Siria.

El plebiscito, se considera, permitirá que los kurdos formalicen su control sobre sus conquistas territoriales: desde el año 2003, los kurdos iraquíes aumentaron su territorio en un 40%. En particular, los kurdos establecieron su control sobre la ciudad de Kirkuk, ubicada en un territorio que también dispone de importantes yacimientos petrolíferos.

Estados Unidos, se dice que, podría apoyar la independencia de la región solo en caso de que tenga garantías de que podrá usar su territorio como ‘cabeza de puente’ contra Irán. Este extremo, a su vez, no conviene a los propios kurdos, que tienen a una parte importante de su pueblo dentro de las fronteras iraníes y durante años han tenido que superar el enfrentamiento que supuso la división kurda en los apoyos a los estados contendientes durante la guerra. Después de la guerra del Golfo de 1990-91 y la desmilitarización del Kurdistán iraquí por Bagdad, estalló una amarga guerra civil entre el PUK de Talabani, y el más conservador Partido Democrático del Kurdistán (PDK), dirigido por Massoud Barzani. En 1998, el PUK y el KDP firmaron un tratado de paz y más tarde unieron sus fuerzas en apoyo de la invasión de Irak encabezada por Estados Unidos en 2003. Las fuerzas kurdas, llamadas peshmerga, lucharon junto a las tropas estadounidenses en el conflicto. Después de la invasión, el PUK y el KDP mantuvieron el equilibrio de poder en Bashur.

Los kurdos han insistido en que nada cambiará, de momento, tras el referéndum. Barzani ha señalado que no buscarán una “declaración de independencia inmediata” sino que, obtenido el mandato popular a favor de la independencia, iniciarán “conversaciones serias” con Bagdad. Barzani ha llegado a sugerir que la independencia podría ser una realidad en el plazo de dos años. El día antes del referéndum reconoció que será “un proceso largo de uno, dos o más años”, pero que no volvería al “fallido acuerdo” de la Constitución de 2005, en la que se le reconoce al Kurdistán su autonomía, en el marco de un Irak definido como Estado federal.

 

La votación del 25 de Septiembre comenzó a las 8:00 hora local y duró hasta las 7 de la tarde. Según resultados no oficiales, la tasa de participación en el referéndum de independencia fue la siguiente:

Hewlêr: 86 por ciento

Duhok: 90 por ciento

Kirkuk: 78.77 por ciento

Llanura de Nínive: 86 por ciento

Khanaqin: 92 por ciento

Akri: 94 por ciento

Gulala: 78 por ciento

Zakho: 94 por ciento

Qaratapa: 62 por ciento

Jabara: 76 por ciento

Soran: 86 por ciento

Makhmur: 87.3 por ciento

Amedi: 89 por ciento

Choman: 91 por ciento

Mergesur: 98 por ciento

Rawanduz: 90 por ciento