Puede descargarse el articulo en formato PDF, desde aquí.

El presente artículo comienza dando a conocer el proceso de elecciones comunales en la Federación Democrática de Siria del Norte que tendrá lugar el próximo día 22 de Septiembre,

En el norte de Siria está en marcha la consolidación del Confederalismo y la Nación Democrática frente al Estado-nación a través de dinámicas de participación y construcción colectiva de las estructuras sociales y las próximas elecciones son un ejemplo de ello de la consolidación de la Federación Democrática.

Por su parte en Irak actualmente existe un gobierno regional kurdo en el norte del país. Irak cuenta con un sistema federal que aparece definido en la constitución del país: “La República de Al-Jumhuriya alIraquiya ad-Dimuqratiya ash-Sah’abiya (Irak) es un Estado federal, independiente y soberano en el que el sistema de gobierno es republicano, representativo, parlamentario y democrático, y esta Constitución es un garante de la unidad de Irak“. El GRK (Gobierno Regional del Kurdistan) ha convocado un referéndum para el próximo día 25 de Septiembre con el objetivo de que se vote la creación de un estado propio o la continuidad en Irak. El gobierno iraquí rechaza la celebración así como los resultados del mismo.

Tras la finalización de la guerra en Siria se tendrá que definir la forma de organización social que ha de llevarse a cabo; si desaparece el estado centralista, si se crea un sistema federal, un sistema confederal democrático u otras posibles propuestas. En el caso de decirse la creación de un sistema federal habría que abordarse en el país si el mismo tiene una estructura similar a la de Irak o diferente, o, si se adopta la creación de cantones en el sistema federal, si se ratifica el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas o no, todo ello necesario para determinar el marco de convivencia y organización social y política de la nación siria.

En el presente articulo se trata, tras informar de las elecciones comunales en en norte de Siria, el tema del surgimiento del estado-nación en España, con ello podremos comprobar que tras el absolutismo y el surgimiento de los estados-nación nos encontramos con diferentes formas de organización entre los mismos. En el estado español durante el siglo XIX se vivió tras la proclamación de la primera república dos formas de entender la idea de un sistema federal por una parte estaban aquellos que deseaban la creación de una Constitución Federal que regulase la unión de los diferentes Estados federados de arriba-abajo y por otra los que consideraban que el poder debe de ir de abajo-arriba, que ha de surgir de la gente, de las decisiones colectivas a partir de los municipios. Estas diferentes visiones fueron las causantes de la revolución cantonal de la cual se informa en el articulo y tras profundizar en posibles orígenes de las ideas cantonalistas a partir de estructuras sociales de abajo-arriba en la historia de la península ibérica, finalizamos el articulo con la traducción del texto de Raphaël Lebrujah “Estado-nación, piedra angular de la cuestión kurda y francesa”.

Indicar que el artículo de Raphaël Lebrujah muestra una realidad que ha cambiado con respecto a la significación de Rojava en el momento actual del proceso. Rojava está integrada en el marco de la Federación Democrática, ha pasado a ser el referente de un territorio kurdo en el marco geográfico de lo que es el Kurdistán histórico. En el norte de Siria se tiene claro que el paradigma del Confederalismo Democrático es la alternativa real frente al estado-nación para todo Oriente Medio, pero hemos de tener en cuenta lo que indica Raphaël Lebrujah; “estamos condicionados a creer que los problemas de los pueblos de Oriente Medio están lejos de los nuestros, pero nuestros sistemas políticos están muy cerca”.

El presente articulo tiene por objetivo informar con respecto a Siria, la sociedad que se esta construyendo de abajo-arriba y una muestra de ello son las próximas elecciones comunales. Y dar a conocer a través de la historia, por una parte, el surgimiento de los estados-nación y frente a los mismos las rebeliones para volver a estructuras sociales que la propia historia muestra que se encuentran en nuestros orígenes.

.

Elecciones Cantonales en Siria del Norte frente al estado centralista

La Asamblea Constituyente de la Federación Democrática de Siria del Norte aprobó la ley electoral de la Federación, dicha reunión tuvo lugar en la ciudad de Girkê Legê en Rimelan entre los días 27 al 28 de julio de 2017.

En dicha asamblea también se aprobaron la “ley de divisiones administrativas” y la “ley de elecciones federalistas democráticas para el norte de Siria”.

La primera de las leyes considera que las regiones federales tienen una estructura de administración autónoma y se componen de áreas con bienes comunes geográficos, culturales y económicos.

La nueva ley determina que las regiones federales de la Federación de Siria del Norte son las siguientes:

Región Federal de Cizîrê:
El Cantón de Hesekê, formado por las áreas de Hesekê, Dirbesiyê, Serekaniyê y Til Temir,
El Cantón de Qamishlo, compuesto por las áreas de Qamishlo y Derik.
Región Federal del Eufrates:
El Cantón de Kobanê, formado por el centro de la ciudad de Kobanê y sus aldeas, pueblos, ciudades y distritos, el distrito de Shêran y el distrito de Qenaya.
El Cantón de Girê Spî, formado por el Estado de Girê Spî y sus aldeas, y pueblos, el distrito de Eyn Isa y el distrito de Siluk.
Región Federal Efrîn:
El Cantón de Efrîn, conformado por las zonas de Efrín, Cindirês y Raco.
El Cantón de Shehba, compuesto por la región de Shehba y los distritos de Ehrez, Fafîn y Kefer Naya.

Con respecto a la ley de elecciones federalistas democráticas para el norte de Siria se aprobó el siguiente calendario electoral:

22/09/2017: Elecciones de comunas de la Federación Democrática del Norte de Siria.
03/11/2017: Elecciones municipales y de los parlamentos cantonales.
19/01/2018: Elección del Congreso Popular Democrático del Norte de Siria.

Elección de Comunas
El martes 5 de septiembre, la Alta Comisión Electoral Independiente en las regiones del Norte de Siria (Cizére, Éufrates y Afrin) cerró el plazo de presentación de las candidaturas a la copresidencia de las comunas en las tres regiones electorales. Cualquier persona mayor de 18 años ha podido participar en las elecciones para las comunas y donde toda persona mayor de 16 años podrá votar.

La comisión amplio el plazo de presentación de candidaturas 5 días hasta el 29 de agosto, debido a la fuerte demanda atendida por las oficinas.

El número de municipios en la región de Cizére es de 2.669, en los que 6.915 personas solicitan la candidatura a la copresidencia de las comunas. En la región del Éufrates, existen 843 comunas para las que se han presentado 3.098 personas.

En la región de Afrin, se han producido 1.568 solicitantes a la copresidencia de 435 comunas.

Del 6 de septiembre al 10 de septiembre, las solicitudes presentadas por la comisión fueron consideradas y los nombres de las 11.581 personas que se han presentado para 3.947 copresidentes de comunas en el norte de Siria, las solicitudes aceptadas se han de dar a conocer el 10 de septiembre. Las mujeres constituirán igualmente que los hombres la mitad de los nominados para los cargos de los co-administradores de las comunas ambos sexos estarán igualmente representados en la región de Siria del Norte, la cuota de 50% anima la participación de las mujeres en los preparativos electorales.

Un portavoz del Consejo de Coordinación General de Clanes en el cantón de Cizére perteneciente al clan Ty indico que: “los sistemas internacionales se construyen de arriba a abajo mientras que el sistema de la nación democrática es un sistema comunitario que parte de la base principal de personas que representan a la comuna”.

En la aldea de Şêx Hesen, a 60 km al sur del cantón de Girê Spî, el pasado 20 de agosto se realizo una convención de tribus de Raqqa con la participación de los copresidentes de la Administración Autónoma Democrática Hemdan El-Ebid y Zelîxe Ebdî, la copresidenta del Consejo Civil de Raqqa, Leyla Mistefa y los miembros del Consejo, Ferhan Hec Is, así como líderes de opinión de las tribus de Henade, Neîm, Bo Esaf, Begare y el representante de las tribus kurdas Şêx Heyatî, las tribus regionales expresaron su apoyo a las elecciones federales.

El texto de la ley para las elecciones en la Federación Democrática de Siria Septentrional incluye 40 artículos. La “elección de los miembros de los consejos de la Federación Democrática de Siria Septentrional se complete por votación directa y secreta por el pueblo una vez cada dos años. Los consejos de los pueblos en las regiones y la conferencia de los pueblos democráticos se elegirán cada cuatro años”, según el texto. “Los miembros de los consejos de la Federación Democrática de Siria Septentrional serán elegidos de la siguiente manera: 60 por ciento de entre los representantes del pueblo determinados por las elecciones generales en las que participan todas las personas con derecho al voto y el 40 por ciento restante entre los representantes elegidos de acuerdo con el principio de democracia consensual de las comunidades étnicas, religiosas, académicas-educativas, culturales y sociales de acuerdo con la densidad demográfica de cada región”.

Los solicitantes cuyas solicitudes no hayan sido aceptadas tendrán derecho a presentar una apelación los días 11, 12 y 13 de septiembre. El 14 de septiembre, se anunciarán los nombres de las personas candidatas. Después del anuncio cada persona candidata tiene derecho a anunciar su programa.

Pero la Federación Democrática de Siria, del Norte no plantea la creación de un estado propio, la población, se gobernará a sí misma.

Es bien sabido que una de las principales razones de la Primera Guerra Mundial fue el conflicto sobre el reparto de Oriente Medio. Tras el final de la guerra y el triunfo de las potencias aliadas, la región quedó dividida de acuerdo con la relación de fuerzas e intereses.

La modernidad capitalista ha estado penetrando en la región históricamente de diversas formas, añadiendo nuevos problemas a los tradicionales, especialmente en el último siglo, que culminaron en la construcción de estados-naciones que, a su vez, dividieron la región y se han convertido en un motivo de caos, conflictos y guerras. La estructura comunal democrática de la sociedad natural rechaza el estado-nación.

Surgimiento de los estados-nación en España y Francia

La principal causa del cambio de mentalidad entre finales del XVIII y la primera mitad del XIX fue el ascenso de la burguesía. Un estamento que acumulo capital debido a la revolución tecnológica. La configuración política del Antiguo Régimen ya no podía continuar ignorando este estamento. La revolución francesa significo la eclosión de los estados-nación con el triunfo de la economía clásica. Se podría decir que los economistas liberales de la primera mitad del XIX no concedieron una gran importancia a esa cosa nueva que habían inventado los revolucionarios franceses (la nación). La gran diferencia entre Antiguo Régimen y naciente estado nacional fue que la propiedad del país y su gestión dejaron de pertenecer a personas concretas y pasaron a ser compartidas por “la nación”.

En este proceso, la “nación” paso a tener por primera vez un significado político y no meramente geográfico. Muchos de los revolucionarios franceses podemos considerarlos nacionalistas en referencia a una construcción nacional sobre el cimiento de un estado del Antiguo Régimen. Su nacionalismo se identificaba con el concepto de estatismo frente a la idea de nación referida a etnia, comunidad lingüística o raza.

Aunque puedan parecer eternas, las identidades son realidades dinámicas que se encuentran en un estado permanente de cambio, al ser continuamente actualizadas por las sociedades.

A este respecto si nos preguntáramos antes de leer el texto de Raphaël Lebrujah que sucedió en la Península Ibérica con respecto al surgimiento del Estado-nación podríamos decir que en la Península Ibérica de igual forma que en el resto de Europa tras el comienzo de la Edad Moderna, con la reducción del poder de la nobleza y el clero surgen los primeros embriones de estados modernos, siendo los Reyes Católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, quienes tras la unificación de las dos coronas más poderosas de la península en 1469 dejaron a sus descendientes una algarabía de reinos ibéricos que se conocían, entre otras denominaciones, como «las Españas». Sin embargo, los distintos reinos de España, pese a compartir monarca, tenían sus leyes e instituciones propias. Incluso se consideraba “extranjeros” a los de otro reino y existían aduanas entre ellos (por ejemplo, entre Aragón y Castilla).

Seria con la llegada de la dinastía de los Borbones en la persona de Felipe V situándose este al frente por primera vez de una monarquía-estado cuando se emplearía el termino «Reino de España». Hasta entonces no había sido empleada esa expresión. Pero una cosa es la fundación del reino, monarquía-estado y otra la de un estado-nación español. Aquel fue un proceso mucho más lento.

La mayoría de historiadores apuntan a la Guerra de la Independencia, en concreto a la Constitución de Cáliz de 1812, como el nacimiento de la idea de España como estado-nación. En plena invasión napoleónica, la promulgación de una constitución de corte liberal dejó recogido en su artículo 1 a la «Nación española» como «la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios».

Federalismo de abajo-arriba (cantonal) frente al Federalismo de arriba-abajo.

Entre julio de 1873 y enero de 1874 se produjo en la Península Ibérica la Rebelión cantonal, insurrección que tuvo lugar durante la Primera República Española. Sus protagonistas querían instaurar la República Federal de abajo arriba, desde el municipio a los cantones y desde éstos al poder federal.

 

 

La rebelión se inició el 12 de julio de 1873 en Cartagena -aunque tres días antes había estallado la Revolución del Petróleo de Alcoy por iniciativa de la sección española de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT)- extendiéndose el 19 en Sevilla, Cádiz, Torrevieja y Almansa; el 20 en Granada y Castellón; el 21 en Málaga; el 22 en Salamanca, Valencia, Bailén, Andújar, Tarifa, Algeciras, Alicante…. En estas zonas se formaron cantones, lo que dio el nombre a la rebelión. Al fracasar la política del gobierno de Pi y Margall de combinar la persuasión con la represión para poner fin a la insurrección, el gobierno que le sustituyó presidido por Nicolás Salmerón no dudó en emplear al ejército dirigido por los generales Arsenio Martínez Campos y Manuel Pavía para aplastar la rebelión, política que se acentuó en el siguiente gobierno de Emilio Castelar, que, tras suspender las sesiones de las Cortes, comenzó el asedio de Cartagena, el último reducto de la rebelión, que no caería en manos gubernamentales hasta el 12 de enero de 1874, una semana después del golpe de Pavía que puso fin a la República federal dando paso a la dictadura de Serrano.

Un sector del republicanismo optó por oponerse frontalmente al régimen monárquico. Ruiz Zorrilla fue su cabeza más visible y activa. Por ello, es imprescindible analizar su comportamiento y sus actividades para evaluar el alcance de la oposición violenta a la Restauración. En la opción republicana revolucionaria que lideraba, el ejército ocupó un lugar central como palanca de cambio político. La preferencia por la vía insurreccional frente a la legal llevó a un persistente esfuerzo para la captación de oficiales y suboficiales republicanos o, simplemente, descontentos con su situación profesional. Pero los militares no fueron simples comparsas del líder progresista: en torno a 1881 surgieron diferentes agrupaciones secretas que buscaron el amparo de partidos o personalidades políticas de relieve. Algunas de ellas se fundieron en la Asociación Republicana Militar (ARM), protagonista de la sublevación de agosto de 1883. Hemos de tener en cuenta que durante el reinado de Fernando VII (1823-1833) se caracterizo por la fortísima represión llevada a cabo por el rey y sus apoyos absolutistas.

Dicha asociación militar secreta de signo subversivo y radical, no era más que la continuación en el Ejército de la tradición del mismo signo que se había iniciado en un sector del Ejército durante la guerra de la Independencia, y que luego se había reproducido, en muy diversas circunstancias, hasta el estallido de la guerra cantonal de 1873.

En 1883 se presenta en Antequera el proyecto de Constitución Andaluza presentado donde se proponía un sistema de organización territorial, con los municipios andaluces en la base de la organización social. Estos representaban la voluntad del pueblo soberano y ostentaban el poder ejecutivo directo. El texto dibuja una estructura de poder nuevamente de igual forma que en la revolución cantonal de abajo a arriba. Los municipios, en un segundo nivel, se aliaban en cantones regionales que, a su vez, se federaban. “El proyecto partía de una concepción radical de la soberanía individual. Los municipios y los cantones también contaban con su propia constitución. Un ejemplo de ello es la aparición en 2009 del proyecto de Constitución Federal del Estado Asturiano redactado también en 1883.

Tras la abolición de la Ley Sálica y la muerte de su padre, Fernando VII, en 1833, Isabel II sube al trono del estado español con sólo tres años de edad. Su tío Carlos María de Isidro rechaza el testamento de su hermano Fernando y se proclama también rey de España, provocando una insurrección que se caracterizo por el enfrentamiento entre liberales y carlistas, por la intervención de los militares afines al régimen en el gobierno y por la exclusión del pueblo en el poder. La pérdida de las últimas colonias en la guerra hispano-norteamericana de 1898 provocaria una importante crisis moral, y un deseo de regeneración del pais por parte de burgueses y liberales. En el comienzo de siglo XX las transformaciones económicas de la época promovieron el crecimiento de una nueva alta burguesía basada en los negocios, el comercio, la banca y la propiedad de tierras. El sistema de la Restauración se baso en un bipartidismo férreo y en una alternancia en el poder a través del fraude electoral. En los primeros años del XX ocurrió una acelerada revisión del concepto de federación y de los proyectos políticos y administrativos que tras dicho sustantivo se atesoraban y las ideas cantonalistas de construir un marco social de abajo arriba prácticamente desaparecen del ámbito político de las organizaciones políticas republicanas y federalistas.

Organización socio-política en los pueblos pre-colonizados de la península ibérica

Si ahondamos en el pasado de la identidad de los pueblos pre-colonizados de la península ibérica, considerando que hablamos de una historia contada por quienes habían invadido la península , pues las denominaciones  ibero y celta hemos de tener en cuenta que  corresponden a categorías utilizadas por los pueblos colonizadores (fenicios, griegos, cartagineses y romanos) para su descripción; y aunque se han utilizado por la historiografía moderna, no deben entenderse ni como identidades étnicas ni como entidades políticas funcionales en la época. El concepto de ibero es un término cultural, que responde a los pueblos prerromanos que evolucionaron hacia otras estructuras sociedades (estados, clases dominantes, ciudades amuralladas, comercio, moneda, alfabeto) debido a su mayor contacto con los pueblos colonizadores. Los iberos y otros pueblos prerromanos, como los vascones, eran lingüísticamente preindoeuropeos, lo que suele interpretarse como prueba de que provendrían del sustrato poblacional neolítico de la península Ibérica. Los celtas, en cambio, eran pueblos indoeuropeos, y hay testimonios arqueológicos que permiten reconstruir su identificación cultural con otros pueblos celtas del centro de Europa y su penetración por los Pirineos desde finales del II milenio a. C.

 

La organización socio-política indígena prerromana estaba compuesta por varias familias que constituirían un clan y varios clanes una tribu. El desarrollo de las unidades indígenas más elementales en otras más amplias debió ir sin duda unido a un proceso de territorialización de las mismas y esto es más fácil de lograr en los grupos de población sedentarios dedicados a una actividad económica de tipo agrícola.
Se ha considerado que existieron propiedades entre los celtiberos de tipo comunal. En las excavaciones de Langa de Duero, realizadas por Taracena, se encontró dentro del poblado un edificio de proporciones mucho mayores que el resto de las casas y dentro de él gran número de herramientas agrícolas. Inicialmente, la organización social se apoyaba en las “gentes” y las “gentilitates”, es decir, en tribus y clanes. La unidad básica eran las “gentilitates”, que se basaban en la propiedad colectiva de la tierra o territorio en que se asentaban, y el conjunto de sus miembros, que estaban unidos por lazos de parentesco o de sangre establecidos a través de un antepasado común, se regían por un conjunto de deberes, derechos y prácticas religiosas que obligaban a todos. Esta forma de organización quedaba reflejada así mismo en las “gentes” o tribus, organizaciones superiores, que a su vez podían agruparse o confederarse constituyendo lo que se conoce históricamente por pueblos.
De igual forma se ha pensado que entre los vacceos se daba también la propiedad comunal de la tierra, repartiendo cada año la tierra cultivable en suertes y asignando cada una de ellas para que fuese trabajada por las unidades suprafamiliares. El producto total pertenecía a la colectividad, que lo repartía a cada uno según sus necesidades; quien se apropiara fraudulentamente de alguna parte recibía el castigo de la pena capital. En opinión de Lomas, a primera vista la propiedad de la tierra y los frutos de la comunidad estaban por encima de las fracciones (gentes) y subfracciones (gentilitates).

Pero estas características no son exclusivas de los pueblos pre-colonizados de la península ibérica sino que se daría en la práctica totalidad de los pueblos originarios de todos los continentes. La evolución de las sociedades humanas elaborada a partir de los trabajos de Lewis Henry Morgan abogado, antropólogo, etnólogo y escritor estadounidense nos mostrarían una serie de elementos esenciales que definían el modelo de sociedad descrito por Morgan. Según este autor, la “sociedad gentilicia” (célula de producción fundamental en el régimen de la comunidad primitiva. El número de sus individuos llegaba hasta varios centenares) se caracteriza por:
1. En su seno existe la igualdad más estricta entre sus miembros.
2. Existe la propiedad comunal de la tierra.
3. Todos los miembros eligen o deponen en asamblea a sus jefes.
4. Tienen una religión y unas prácticas religiosas comunes, así como un cementerio común.
Actualmente la mayoría de científicos consideran que del concepto de tribu elaborado por Morgan ha desaparecido aquello que estaba directamente relacionado con las concepciones especulativas, por ejemplo, la idea de un orden necesario de sucesión de sistemas matrilineales de parentesco a patrilineales, etc.

Numerosos trabajos desde el campo de la Lingüística y de la Historia Antigua se han ocupado del estudio de la organización social de los pueblos del área indoeuropea de la Península Ibérica. Los avances de una y otra disciplina, así como nuevos hallazgos epigráficos, han contribuido a ampliar los conocimientos sobre las características de la organización social de los pueblos prerromanos y su continuidad o transformación en época romana.

Estado-nación, piedra angular de la cuestión kurda y francesa

Parte 1: El estado-nación

Francia es la cuna del estado-nación en el estricto sentido del término. Fue el poder que este sistema logro durante la Revolución Francesa lo que le permitió posteriormente barrer Europa. Comencemos definiendo los dos términos.

Definamos el estado como el monopolio de la violencia simbólica legítima. Esta es la definición de Bourdieu-Weber. Se entiende por simbólico porque no siempre necesita violencia física para mantenerse, sino que necesita que las poblaciones administradas crean en estos símbolos de dominación sean aceptados mayoritariamente. Se podría decir que es la habilidad de los dominantes para imponer un sistema de pensamiento para que su dominación sea aceptada por las poblaciones dominadas.

Definamos nación como pueblo, grupo étnico que se distingue de otras naciones por una cultura y / o lenguaje específico y / o historia común.

La idea es fusionar la idea de un pueblo que se construye alrededor de un solo estado. Por lo tanto, se excluye la idea de que hay otros pueblos relacionados con este estado. Por ejemplo, en Francia, hay siempre un pueblo francés, pero hay muchas personas con sus propias culturas, historias e idiomas como los vascos, los corsos, los bretones, los alsacianos, etc. La violencia simbólica en este caso se encuentra en el hecho de que son constantemente ignorados o considerados insignificantes. Así, pueblos enteros están excluidos de cualquier (o casi) existencia estatal e institucional. No escuchamos de la boca de un político “los pueblos de Francia”. Se podría decir que están excluidos de toda existencia (o casi) simbólica.

No es coincidencia que los Estados-nación tengan sus raíces en la colonización, cuya justificación para estos crímenes de masas se encuentra en la exclusión de las poblaciones colonizadas de una identidad blanca. “Los salvajes” deben ser educados por la fuerza para traerles “civilización”. Este espíritu colonial está ligado en gran medida a la mentalidad del Estado-nación en la que el hombre blanco, o grupo étnico como en el caso de los Estados-naciones árabes, tiene el poder simbólico contra los no-blancos o no árabes.

Pero la colonización también está en el corazón de la empresa del desarrollo capitalista a partir del siglo XVI. El Estado-nación es analizado por Abdullah Öcalan y su organización PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), pero también por los municipalistas libertarios como el sistema político del capitalismo por excelencia. Su fuerza de cohesión social permite la necesaria estabilidad a la gran disparidad de riqueza y a la explotación excesiva que este sistema económico desarrolla.

En el contexto francés, es necesario que la población “francesa” bajo influencia se encuentre en una identidad común que permita unirla: la nación. El Estado debe modelar una identidad, a menudo conservadora dominante, incluso en el imaginario, y que de significación a la identidad nacional, frente a los excluidos. De hecho, la identidad se construye en el marco del Estado en oposición a otras identidades.

Primero hay un pueblo, por lo tanto un lenguaje con un vocabulario específico, gramática y ortografía propia. Por ejemplo, alguien que comete errores ortográficos en su curriculum vitae destruye en gran medida sus posibilidades de ser contratado en muchos oficios. Pero esto no es suficiente, los “no nacionales” pueden muy bien haber aprendido el idioma en cuestión. Esta vez, creamos un registro nacional con sus autores “franceses” y un patrimonio también identificado como “francés”. Para tomar un ejemplo en el extranjero: Emir Abdelkader, líder anticolonial del siglo XIX, se enseña en Argelia como ferviente defensor de la nación árabe, convirtiéndolo en un héroe del panarabismo. El problema: es que era amazigh (beréber). El objetivo es integrar a las figuras históricas ignorando sus grupos étnicos, sus culturas específicas y sus contextos históricos para recuperar su lucha por causas que no eran propias. En Francia, se puede citar la Mona Lisa, ésta se encuentra en el Louvre, lugar destacado de la herencia francesa, y allí es vista como la más bella obra de arte de Francia. Sin embargo, Leonardo da Vinci realizo esta obra en una península italiana dividida en ciudades-estado. Se excluyen los “no nacionales” con diferentes referencias culturales.

Así el Estado-nación crea un repertorio con sus propios héroes, sus objetos fetichizados que tienden a querer probar la realidad de esta nación destinada a construir un Estado que garantice a su vez su identidad. Esto permite construir una cohesión alrededor del Estado. El Estado necesita fortalecer su cohesión por la sencilla y buena razón de que está determinado por numerosos antagonismos de clase, género, raza, psíquico y muchos otros. La sociedad sin un sentimiento de unión sería mucho más frágil. De no ser así, ¿cómo podemos unir a los proletarios y a los patronos si nada los une?

Por definición, el Estado-nación es una herramienta formidable de divisiones para oponerse a una identidad simbólica con el resto de la sociedad. Para entender cómo se construye esta identidad simbólica, basta con mirar a la Asamblea Nacional francesa. La inmensa mayoría de los diputados son: hombres, blancos, de cultura cristiana, maduros, sanos, nacidos en barrios urbanos favorecidos, graduados de “escuelas secundarias”, de redes informales como el Voltaire de L’ENA de Francois Hollande. Muchos diputados a menudo tienen relaciones con lobbies con los que tienen vinculados sus intereses (tabaco, industria farmacéutica, agroalimentación, etc.). Son casi todos entrenados y seguidores del pensamiento económico neoliberal. De esto también podríamos deducir muchos otros puntos comunes que sirven como vectores para caracterizar la identidad simbólica dominante.

Tras estas causas emergen varias palancas de influencia para el poder y su violencia simbólica. Por ejemplo, la palanca “Blancos”. Las empresas y el servicio civil están en gran parte dominados por los blancos, son “priorizados” en el empleo y la jerarquía. La educación nacional en el año 93, por haberla vivido, es una caricatura de la misma. Las posiciones de enseñanza y de dirección están ocupadas predominantemente por blancos, mientras que los Bia-toss (personal de comedores, técnicos, etc.) están ocupados por un gran número de indios occidentales. Mientras que las clases de alumnos son muy coloridas, procedentes de la inmigración de orígenes geográficos muy diferentes. Es una distribución “racial” del ambiente social que comienza en la infancia. Algo a lo que la gente se acostumbra porque suena “normal”. Sin embargo, los antillanos son “franceses nativos”, su territorio está bajo la soberanía del Estado “francés” incluso antes que los Niçois (Condado de Niza), pero resulta que tienen un patrimonio económico y un estatus social menos valorado en el marco de la educación de 93. Esto probablemente suceda en otros lugares. En consecuencia, los unos y los otros interiorizan como “legítimo” que sean los blancos quienes dominen. Aunque no hay leyes en Francia para afirmar esto concretamente, es una realidad estructural la que impulsa la opresión de los “no blancos” y el establecimiento de una violencia blanca simbólica.

Otro ejemplo es el de los diplomados. En Francia, se atribuye gran importancia a los diplomados para encontrar trabajo no ingrato y bien remunerado. Esto da un perfil de “conocedor” en un campo específico. Sin embargo, el diplomado es producto de una selección social basada en la apropiación del capital cultural por herencia. De hecho, en Francia el capital económico, social y cultural de los padres es muy decisivo en el nivel de cualificación que uno puede obtener en sus estudios. En 1964, Pierre Bourdieu y Jean-Claude Passeron publicaron un libro titulado “Estudiantes, herederos y cultura”. Y demostraron que la esfera familiar favoreció a los estudiantes por la adquisición de ciertos rasgos culturales. Muchos grupos sociales fueron excluidos no por razones objetivas, sino por la presencia o no presencia de signos sociales distintivos en sus copias anónimas.

Además, 1964 fue un momento en que la agudeza y perspicacia social fue más convincente de lo que es hoy, tanto que las noticias de este libro se han reforzado en las últimas décadas. Así es como las clases preparatorias para las grandes escuelas se encuentran con un fuerte contingente de hijos e hijas de profesores con un fuerte patrimonio cultural o con niños de la burguesía y la pequeña burguesía. Al mismo tiempo, una pequeña minoría de niños de trabajadores y de empleados se encuentran en estas mismas clases formativas representando demográficamente a partes más amplias de la población. Por último, un diplomado es sólo la medida por encima de un cierto umbral de la capacidad de algunos para restaurar una cierta cantidad de conocimiento cultural y social en un momento. Muchos pueden obtener el mismo conocimiento por la práctica o por autoaprendizaje. Así, el diplomado refuerza el aspecto del patrimonio de esta identidad simbólica dominante, el diplomado encarna en Francia la transmisión del dominio de esta identidad simbólica dominante de padres a hijos.

Un último ejemplo la dominación simbólica del hombre sobre la mujer. Esta organización social que pretende subyugar a la mitad de la sociedad no es nueva y se refiere a menudo como un sistema patriarcal. En referencia a los patriarcas romanos que tenían el poder de vida y muerte sobre los miembros de su familia. De todas las formas de opresión, es probablemente la más antigua y profundamente arraigada en nuestras sociedades. En Francia, esta opresión es en gran parte inviolable porque aunque la ley oficial reconoce la igualdad de los sexos, en la práctica esta igualdad no existe. Las mujeres son pagadas en promedio un 20% menos que los hombres por un trabajo igual. El trabajo doméstico es realizado principalmente por mujeres, alrededor del 80% de las tareas domésticas son hechas por mujeres. Las mujeres son fuertemente víctimas de violencia sexual a través de acoso y agresión. Finalmente, las mujeres se someten a una explosión ideológica para empujarlas hacia un papel de madre. La política natalista (subsidios familiares, reducción de impuestos, etc.) es característica en Francia de esta voluntad de hacer a las mujeres madres. En particular, impregnando las poblaciones administradas con la idea de que siempre ha sido así y que es natural que “la” mujer sea el segundo sexo. Esta dominación simbólica se debe en gran parte a la no presencia de mujeres en los puestos de toma de decisiones de la sociedad donde los hombres están sobre representados como en la asamblea nacional. Si bien estas desigualdades son la continuación de muchos milenios de explotación del cuerpo de las mujeres que preceden al Estado-nación, reforzando la separación del género mediante una vez más el enfrentamiento de las identidades.

Dado que las mujeres son muy responsables de la educación de los niños, se les insta a transmitir el modo de funcionamiento de los dominantes. Los cuerpos y las mentes de las mujeres se encuentran “colonizadas” y se las hace responsables de perpetrar la “raza” para garantizar la supremacía de la misma. Recientemente en Turquía, el presidente turco Erdogan hizo discursos en los que atacó directamente los derechos de las mujeres sobre la anticoncepción, derechos que apenas adquirieron. No se limita a hacer esta declaración porque es sexista, sino también porque es racista porque la tasa de natalidad de las poblaciones turcas es mucho menor que la de las poblaciones kurdas, temiendo una inversión demográfica en las próximas décadas. Así, la dominación de la mujer por el hombre es un pilar esencial para el correcto funcionamiento del sistema de dominación de la identidad simbólica, retransmitiéndolos como una identidad sexual secundaria dedicada a la reproducción bajo la esclavitud sexista.

El estado-nación también tiene otros aspectos. A menudo el control espantoso sobre los cuerpos y las mentes requiere la imposición de dispositivos burocráticos, ideológicos y represivos. El aparato burocrático requiere pocos comentarios sobre todas las administraciones que se apoderan de nuestras vidas examinando cada aspecto de ella con papeleos desproporcionados e incomprensibles controlando cada vez más nuestras vidas íntimas. El aparato ideológico se estructura a través de un importante dispositivo mediático mediante su estrecha colaboración con los grandes capitales de las industrias, este dispositivo ideológico se complementa con una educación nacional que refuerza las desigualdades en el aprendizaje y el acceso al conocimiento, ya mencionado, donde los profesores son empujados a jugar el rol de policías ideológicos en instituciones que cada vez más se asemejan a las cárceles. Basta con ver cómo son la mayoría de las clases de primaria y secundaria para entender el peso simbólico que el profesor tiene sobre sus alumnos, el derecho a designar quién sabe y quién no sabe según criterios de ‘estado-nación. Por último, el aparato policial consiste en una importante fuerza policial y militar.

Uno de los aspectos modernos más llamativos del Estado-nación es la extrema centralización del poder y su universo urbano de campos de concentración. Las inmensas megalópolis nacen mediante el saqueo de inmensos recursos naturales y recursos demográficos. Estos espacios urbanos sin almas son centros de trabajo que atraen a millones de individuos desde sus regiones de origen. Destruyendo los lazos de la comunidad entre los individuos, destruyendo una parte de su identidad al mismo tiempo, devolviéndolos a una posición donde están solos en multitudes inmensas. El viaje en RER (tren de cercanías) a París y el metro son un ejemplo conmovedor donde millones de personas se encuentran bajo tierra sin casi hablar, donde los mendigos buscan la caridad en una atmósfera fría y cruel. Las mujeres son acosadas por extraños que se burlan de las consecuencias de sus fechorías. Los lazos sociales son glaciales y brutales en este mundo de cadencia infernal donde cada día la gente pasa horas en estos apretados transportes unos contra otros. Es uno de los muchos daños de estas concentraciones urbanas que aíslan y fortalecen el control del Estado-nación sobre los individuos aislados de sus entornos sociales.

Por supuesto, también pueden tenerse en cuenta otros factores, pero estos diversos ejes, como los daños ecológicos causados por estas concentraciones urbanas y las lógicas de dominación sobre la naturaleza, reduciéndola a un simple elemento de valor de mercado. Esta última dimensión no es el punto más desarrollado en el corpus teórico del movimiento emancipatorio kurdo.

Parte 2: experiencias de las asambleas de la ciudad y de confederaciones.

Aunque el contexto es diferente, la primera parte se ha abordado desde la perspectiva del etnocentrismo que se puede encontrar en Francia. De hecho, estamos condicionados a creer que los problemas de los pueblos de Oriente Medio están lejos de los nuestros, pero nuestros sistemas políticos están muy cerca. Los kurdos se distribuyen principalmente en cuatro estados-nación, experimentando una violencia sin precedentes en su historia de genocidios y exterminios cultural-lingüísticos. Uno de los ejemplos más llamativos es la Operación Anfal lanzada por Saddam Hussein hace menos de 30 años. La operación Anfal era pura y simplemente destinada a exterminar a la población kurda. Esto tiene todos los aspectos de un genocidio cometido bajo las reglas: deportación, campos de concentración, silencio cómplice de la comunidad internacional, destruyendo el 90% de los pueblos kurdos en Irak y exterminio, principalmente por la gasificación de más de 182.000 kurdos. Este procedimiento es comparable a los crímenes coloniales de los blancos y también está cerca de los métodos fascistas europeos, simplemente se basa en las mismas mentalidades surgidas del mismo sistema: el Estado-nación.

En consecuencia, el establecimiento de un Estado-nación kurdo independiente fue considerado un enfoque contraproducente por parte del PKK. De hecho, desde el momento en que se crea un estado que está ligado a una identidad y fronteras, creamos opresión hacia aquellos que no son de esta identidad y no podemos, por supuesto, emancipar a las poblaciones creándolas nuevas opresiones. Las experiencias pasadas han demostrado su incapacidad para poner fin a las opresiones, como en la URSS, donde la aplicación de un “socialismo real” y la creación de un “hombre nuevo” sólo han perpetuado una mentalidad de identidad simbólica y por lo tanto violento.

La mentalidad del Estado-nación soviético fue la creación de una identidad nacional soviética forjada en escuelas de pensamiento único. Todos los procesos revolucionarios no lograron liberar a las sociedades emancipadas de las cadenas de la dominación. Otro ejemplo conmovedor, es el de la guerra española. Mientras que los partidos estatistas de la izquierda, como eran los estalinistas, no tenían mucho peso a principios de 1936 frente a la CNT y sus 1,5 millones de miembros, no se logró poner en práctica una política de ruptura con el estado-nación y el capitalismo. El ejemplo más llamativo de esto no es ni la participación de los anarquistas en el gobierno republicano ni la negativa a luchar contra la burguesía republicana al participar en el frente popular sino la cuestión de la independencia de Marruecos. Los sindicalistas revolucionarios rechazaron la idea de una independencia de Marruecos porque eran “salvajes” incapaces de gobernarse a sí mismos.
No era simplemente un acto racista característico de la mentalidad colonial, sino que también daba a Franco los medios para tener un ejército. De hecho, éste había perdido su golpe de Estado y, más generalmente, creía haber perdido la guerra, estando los principales centros de población e industria en manos de los republicanos (Madrid y Barcelona). Pero Franco podía contar con una armada de suplemento con marroquíes que le permitieron lanzar rápidamente el asalto. Si los sindicalistas revolucionarios, muy poderosos en la España republicana, hubieran roto con su mentalidad colonial y hubieran concedido la independencia de Marruecos, Franco se habría encontrado sin personal militar significativo. Por lo tanto, es un asunto para los revolucionarios de todo el mundo romper con la mentalidad colonial engendrada por el nacionalismo característico del Estado-nación sabiendo que una nación bajo dominación colonial también puede tener una política colonial hacia otros grupos “no- nacionales”.

Por lo tanto, ¿qué debe hacerse? No se puede crear un Estado-nación sin perpetuar la dominación de un grupo social sobre otro, ni puede ser reformado o simplemente esperar, y no podemos continuar destruyendo el planeta por la excesiva explotación de riqueza por el sistema capitalista. A través de la lectura de Murray Bookchin, el entonces su discípulo Abdullah Öcalan, investigó las áreas oscuras dejadas por los movimientos marxistas-leninistas clásicos e identificó una forma de organización alternativa al estado capaz de resistirlo.

Antes de pasar a una lectura histórica, es importante señalar que estamos entrando en un enfoque que no es lineal sino acumulativo en referencia a la historia, en el sentido en que Levi-Strauss lo entiende. Suponemos que no se ha desarrollado a partir de etapas (esclavitud, feudalismo, capitalismo, etc …) y por lo tanto no es lineal. Cada civilización ha desarrollado sus propios sistemas de valores y las personas de estos sistemas de valores tienden a pensar que la suya es superior a los demás. Estos sistemas de valores no son necesariamente muy eficaces no sólo para analizar su propia civilización, sino aún menos cuando se trata de otra. En consecuencia, puede considerarse que varios focos independientes de la civilización, con sus propios sistemas autónomos de pensamiento, interactúan entre sí. Por lo tanto, no se trata de determinar etapas o de hacer jerarquías entre ellas.

El siguiente análisis de las experiencias “antiestatales” está fuertemente inspirado en el “Municipalismo libertario” de Janet Biehl.

A diferencia del enfoque marxista que es lineal y económico con respecto a la historia, Murray Bookchin estudiara las relaciones jerárquicas. Analizará las diversas formas de sociedades apátridas o antiestatales desde la prehistoria. Comienza con el estudio de las sociedades naturales (o el comunismo “primitivo” en Marx). Para Bookchin y Öcalan, las sociedades naturales no terminan con la esclavitud sino con la explotación de las mujeres por el hombre. De hecho, las representaciones positivas de las mujeres cambian durante la historia antigua de la diosa Madre Tierra como Gaia, la representación positiva de la mujer de las veces la mujer se le culpa de malas acciones a través de las mitologías, donde algunos de estas diosas usan la seducción para pervertir a los dioses masculinos hasta la llegada de los monoteísmos donde se la considera fuente de las tentaciones y por lo tanto del mal de este mundo. Esta es la base de lo que Abdullah Öcalan llama “la mentalidad masculina”, la fuente de las guerras actuales y futuras y de las sociedades esclavistas, este momento se llama “la ruptura de los géneros”. En consecuencia, la fuente de la opresión y las primeras jerarquías está enraizada en la apropiación o colonización del cuerpo de las mujeres por los hombres.

Una vez que estos estados se formen sobre la base de la explotación de las mujeres, la mentalidad masculina dominadora y jerárquica se organizará alrededor de tribus que buscan apropiarse de la riqueza de las otras tribus, siendo los no miembros de la tribu percibidos como una amenaza.

Uno de los primeros ejemplos históricos de la antigüedad que interesará a Murray Bookchin es Atenas. Prototipo por excelencia de la ciudad-asamblea. A pesar de la mentalidad imperialista, el hecho de que las mujeres, los no residentes y los esclavos sean excluidos del campo político, la ciudad-asamblea de Atenas inventará una de las primeras formas conocidas de democracia directa en la historia. En su apogeo, el sistema político de Atenas es entre comillas sin “Estado”entre ciudadanos, porque dentro del campo político todo ciudadano se define por el hecho de que tiene el derecho de portar un arma y por lo tanto tiene encargado de la defensa y seguridad de la ciudad.

Las elecciones y juicios políticos se hacen en público donde todos los ciudadanos pueden expresarse en grandes asambleas donde los representantes elegidos por sufragio directo o por sorteo están bajo control democrático directo y a menudo con un breve mandato de uno o dos años. Se considera que cada ciudadano tiene las habilidades necesarias para ocupar cualquier posición en la sociedad, lo que supone un alto nivel de educación política, la abolición de la aristocracia y de las tribus. Hay muchas otras cosas que decir acerca de la experiencia ateniense y su apogeo justo antes de la guerra del Peloponeso. Los municipios libertarios conservan ciertos ejes que son esenciales para el buen funcionamiento de la democracia:

* Esto sólo puede hacerse a nivel municipal, a escala local. De hecho, para ejercer el poder democrático directo, las asambleas deben ser lo suficientemente pequeñas como para acomodar a toda la comunidad.

* La democracia debe ser construida directamente a partir de los representantes, sin pasos intermedios en la toma de decisiones. Los mandatos de los representantes electos deben ser a corto plazo, controlados y revocables.

* Cada ciudadano debe estar formado de una manera polivalente y equivalente.

* Las relaciones jerárquicas deben ser abolidas dentro de la asamblea para que sea viable.

* Las desigualdades sociales y económicas deben ser tan bajas como sea posible para el buen funcionamiento de la ciudad-asamblea (riesgo de compra de votos, etc.).

* La ciudad-asamblea debe organizar su autodefensa para sobrevivir a la agresión de los estados.

* La justicia se ejerce bajo valores éticos, como en las sociedades naturales ante la ciudad-asamblea, opuesta al futuro derecho romano y a la prolífica burocracia.

* El sistema ateniense no se impuso de la noche a la mañana a los grupos sociales (o clases) dominantes. Incluso convivió durante mucho tiempo con la aristocracia y las tribus. A pesar de ello, estos grupos sociales dominantes han disminuido hasta desaparecer ante el surgimiento de fuerzas democráticas y ciudadanas.

Atenas es un buen ejemplo de democracia directa y de asamblea de la ciudad, a pesar de la exclusión de mujeres, meticales y esclavos. Contrariamente al pensamiento clásico, los municipales libertarios creen que esto no es posible por la explotación y exclusión del campo político de las mujeres, no residentes y los esclavos, pero a pesar de esta situación. De hecho, pocas sociedades basadas en estas bases han tenido experiencias similares, la mayoría tendieron al autoritarismo.

Numerosos formatos de democracia, en la forma de una ciudad-asamblea, han aparecido en la historia y a una escala mucho mayor que Atenas. Cuando varios municipios se vieron amenazados por los estados, se confederaron para luchar contra ellos y a veces ganaron. Para ello analizaremos tres ejemplos históricos: las comunas medievales, la Asamblea de Nueva Inglaterra y las Secciones parisinas.

En el norte de la península italiana y en el sur de Francia se desarrolló una burguesía comercial entre los siglos XI y XIII. Un comercio floreciente de importantes producciones artesanales se concentró alrededor de las ciudades. Puesto que la nobleza y el clero eran reacios a legislar eficazmente en asuntos económicos, los burgueses locales comenzaron a imponer la legislación local sobre las ciudades en las que desarrollaron suficiente influencia. De hecho, estas burguesías acabaron controlando sus asuntos a nivel de estos municipios. La confrontación se hizo inevitable y estos municipios trataron de liberarse de sus señores. En el norte de Italia, la Liga Lombarda se rebeló contra el Santo Imperio Romano-Germánico. La Liga Lombarda fue una confederación militar entre varios municipios que eventualmente derrotó al ejército imperial en 1176. Estas comunas obtuvieron el derecho de gobernarse a sí mismas tras la paz de Constanza en 1183. La paz significo que el emperador ya no pudiera interactuar en los asuntos de estas ciudades. Este es el comienzo del surgimiento de las comunas medievales. La palabra “comuna” significo localidades emancipadas del yugo de los señores. Al principio las comunas eran gobernadas por asociaciones de burgueses que tomaban el juramento de respetar las libertades individuales de sus conciudadanos y de defender y promover sus intereses comunes. La primera institución comunal de las ciudades italianas fue la asamblea de todos los miembros de la comuna. Adoptó las leyes y escogió dos magistrados, uno ejecutivo y otro judicial, que por un año fueron responsables de administrar los asuntos de la ciudad.

En estas comunas que estaban en pleno desarrollo, los recién llegados quedaron excluidos del campo político. A menudo sólo las familias fundadoras de la comuna tenían derecho a votar. Las mujeres, los trabajadores en el campo y, en general, los no propietarios no tenían derecho a voto. Una pequeña minoría de la población masculina, los aristócratas, tenía acceso a las funciones de los cargos públicos. El embrión de la democracia era débil allí, a menudo sometido a las luchas de poder de los magistrados.

Pero en el mismo movimiento de los municipios liberándose del yugo de sus señores, las poblaciones de estos municipios trataron de liberarse de la autoridad de sus magistrados, especialmente en Nimes, que había adquirido cierta autonomía de la corona de Francia en el mismo período que las ciudades italianas. En 1198, todo el pueblo de Nîmes obtuvo el derecho a votar en las asambleas para elegir a los magistrados. En esta lucha por el poder, los “popolo” (maestros artesanos, comerciantes, profesionales, notarios, comerciantes, financistas, burguesía comercial, pero excluyendo tejedores y trabajadores) aristocracia y sus privilegios. El popolo creó gremios vecinales, reuniendo a todos los hombres del mismo oficio. Estos gremios formaron rápidamente sus propias milicias. El popolo comenzó a luchar contra la nobleza en los pueblos. El popolo finalmente tomó el poder en muchas ciudades entre 1200 y 1260, incluyendo Florencia o en Montpellier, donde los gremios se fusionaron con el propio gobierno municipal. Esto llevó a una democratización muy fuerte del poder que pasó a manos de la aristocracia y a una gran parte de la población de las ciudades. Marsile de Padua escribió de estas comunas: “El legislador, o primera causa justa de la ley, es el pueblo o el cuerpo de los ciudadanos o su parte más importante, por su elección o voluntad expresada oralmente en la asamblea de los ciudadanos. ”

Hay también un movimiento de la misma clase un poco más adelante en Flandes y en el resto del imperio romano-germánico santo. Estos movimientos vieron las revueltas de los llamados gremios secundarios, como los tejedores, ocupar un lugar importante y adquirir importantes avances que casi excluían a los patricios.

La democratización de las comunas medievales es de gran interés a pesar de que excluye a las mujeres, los trabajadores, los pobres, los trabajadores de campo y casi todos los migrantes, argumentando que podrían ser controlados por los ricos comerciantes y aristócratas.

Es una ironía de la historia, pero fueron las comunidades protestantes y puritanas de Nueva Inglaterra de los siglos XVII y XVIII las que perpetuaron una tradición de democracia directa. De hecho, los puritanos de Nueva Inglaterra consideraban la democracia como profundamente inmoral. Pero es a través del “congregacionalismo” que éste desarrollará prácticas muy democráticas. De hecho, esta secta protestante inglesa defendió la autonomía de cada congregación contra la intrusión de sacerdotes y obispos. El Congregacionalismo se basaba en la premisa de que cada grupo de fieles formaba un todo en sí mismo, no subordinado a ningún mortal y guiado sólo por la Biblia. En resumen, no le gustaba el clero. En el nuevo mundo, estas comunidades estaban vinculadas por pactos comunitarios que juraron obedecer a Dios y preocuparse por las almas de los demás en la comunidad.

La organización de estas comunidades comenzó a formar una red de aldeas autónomas organizadas alrededor de sus iglesias. Cada comunidad redactó por lo menos dos pactos, uno era atemporal y trataba asuntos religiosos, y el otro era municipal. La tierra era compartida por igual entre los miembros de la comunidad. Hubo escasa desigualdad financiera entre los miembros de la comunidad al principio de su existencia, incluida una distribución equitativa de la tierra. Las milicias de estas comunidades fueron creadas con el mismo principio de igualdad. Estas comunidades eventualmente crearon asambleas municipales. En principio, sólo los fieles adultos, los que habían recibido la “gracia” de Dios, tenían derecho a votar en estas asambleas y aquellos que no pertenecían a la secta podían asistir y deliberar en las asambleas sin participar en el proceso de decisión. Pero, muy pronto, el sufragio se extendió para incluir a todos los residentes adultos de sexo masculino con algunas propiedades o un ingreso regular (que incluía una buena proporción de ingresos modestos), incluyéndose a todos los hombres que juraron tener la propiedad requerida. El derecho a votar en las asambleas hizo posible que todos los cargos a cargo de los asuntos públicos fueran elegibles. La influencia de estas comunidades llegó a ser tan importante que en 1635 el gobierno colonial inglés reconoció a la asamblea municipal como el órgano decisorio supremo en cada pueblo. Las aldeas comenzaron a elegir representantes para manejar los asuntos cotidianos, pero los representantes no tenían poder extendido y sólo tenían que ejecutar decisiones entre dos asambleas. Al principio, estos eran en su mayoría religiosos “antiguos”, los primeros miembros de la comunidad formando una pequeña aristocracia, donde la asamblea actuaba como cámara de decisiones. Su mandato duró sólo un año.

Entre 1680 y 1720, las asambleas asumieron los consejos y transformaron la política municipal en una democracia de facto. Después de la muerte de los “ancianos”, los jóvenes que habían venido a reemplazarlos no disfrutaron del mismo aura. Las asambleas cada vez más frecuentes reforzaron su control sobre estos jóvenes. Las asambleas municipales se convirtieron en un verdadero órgano decisorio. Decidieron impuestos, presupuestaron, arbitraron disputas sobre títulos y propiedades, aceptaron migrantes, otorgaron concesiones y licencias comerciales, y planificaron el desarrollo económico.

Para estar representados en el gobierno colonial, cada aldea envió delegados a Boston. Al ser expulsados los consejos, los “ancianos” fueron expulsados, los delegados recibieron sus mandatos directamente de la asamblea municipal y tuvieron que cumplir con ellos. Los delegados estaban sujetos a mandatos obligatorios, con aldeas incluso enviando una “escolta” con sus delegados para asegurar que respetaran las decisiones tomadas en la asamblea. Los votos de los delegados se hicieron públicos, para que las asambleas pudieran verificar si se habían respetado sus votos. Entonces la corona quiso recuperar la mano, pero las leyes promulgadas por la corona se aplicaron de acuerdo con la buena voluntad de estas asambleas. En la práctica, las asambleas municipales basadas en los principios de la democracia directa habían tomado el poder.

Después del episodio del Tea Party con el comienzo de la guerra de independencia, una de las primeras reacciones de Londres será abolir estas asambleas municipales. Posteriormente, las asambleas desempeñaron un papel importante en la guerra de independencia de las trece colonias americanas. Finalmente, estas asambleas fueron privadas de su poder por los revolucionarios americanos con la constitución de los Estados entonces por la Constitución Federal de 1787.

Una vez más, esta experiencia de democracia directa se ha logrado a pesar de la esclavitud, la exclusión de las mujeres, los más pobres y los amerindios contra los que estas comunidades lucharon. Sin embargo, este episodio histórico, que tiene lugar durante casi 150 años, es rico en enseñanzas al igual que la Liga Lombarda, es un ejemplo de una confederación de municipios que ha sido capaz de resistir a los Estados más poderosos de su tiempo.

El último ejemplo son las secciones parisinas de la Revolución Francesa. En 1789, la monarquía tuvo que ceder la creación de distritos electorales en toda Francia. En París se crearon 60 asambleas distritales. Después de las elecciones, estas asambleas continuaron reuniéndose a pesar de la desaparición de su justificación legal. Con el colapso del Estado, estas asambleas funcionaron como verdaderas instituciones cuasi-legales en competencia con la asamblea nacional formada en Versalles. Después de una nueva redistribución a 40 secciones en París, las secciones se convirtieron en la base legal del gobierno municipal en las principales ciudades de Francia: Lyon, Marsella, Burdeos y Toulouse. Durante la revolución, unas 44.000 comunas autónomas, las más grandes bajo el control de las asambleas seccionales, ocuparon gran parte del campo político en toda Francia. Tenían prerrogativas tanto locales como nacionales. Tomaron el control de la Guardia Nacional (como una escalera, las fuerzas armadas, principalmente la Guardia Nacional, en la ciudad de París era la segunda fuerza militar más grande después del ejército a las órdenes de la convención), controlando la estructura y el contenido político, cuanto más tiempo pasó las secciones fueron más democráticas y radicalizadas. En París, estaban abiertos a todos los hombres adultos y a veces incluso a las mujeres (¡finalmente!) Sin restricción de propiedad y estatus. Las secciones formaron la base de una democracia directa extremadamente radical. En 1792 y 1793 fue una experiencia consciente de democracia directa en la que las secciones consideraban la soberanía popular un derecho inalienable perteneciente a todos los ciudadanos, derecho que no podía ser delegado a los representantes de una asamblea nacional. Las asambleas de las secciones de París se reunieron en las capillas y las iglesias expropiadas, y eligieron seis diputados a la comuna de París, cuya tarea principal era coordinar todos los sectores de la ciudad. Cada sección legislaba sobre cuestiones de seguridad pública, adquisiciones, finanzas. Más importante aún, cada uno tenía su propio batallón de la Guardia Nacional, incluyendo la artillería, sobre la cual ejercía un control absoluto. Los oficiales fueron elegidos por la sección y obedecieron la dirección de este último. Las reuniones de las secciones atrajeron inmensas multitudes, y casi todos los habitantes de París, desde los realistas hasta los más radicales de los revolucionarios, llegaron a debatirse en estas asambleas.

Fue en 1792 que los miembros más radicales de las secciones parisinas invadieron las Tullerías (palacio imperial y real que estuvo situado en el centro de París) y depusieron al rey. Durante el mismo período, el radical demócrata Jean Varlet de la Comisión de Derechos Humanos trató de organizar un gobierno paralelo para construir la “Comuna de los Comunes” formando una confederación de pueblos y aldeas para derrocar al gobierno nacional. Después de insurrecciones fracasadas, el intento falló en el propósito de derrocar a la Convención, y los jacobinos se apresuraron a encerrar a los líderes de las secciones tan pronto como tomaron el poder.

Es tanto más interesante este episodio de la democracia radical por ser en gran parte desconocido e invisible. Los jacobinos escribieron con su pluma la historia de la época con su estado nacional tan querido a sus ojos. Este episodio es tanto más impresionante ya que tomo forma en la megalópolis de París y sus 500.000 habitantes. Las secciones casi lograron derribar al Estado-nación que los había visto nacer y reemplazarlo por una confederación de comunas.

Estos ejemplos son el tema de una larga presentación, pero son de crucial importancia y son en gran parte desconocidos para los ambientes que llevan un proyecto emancipatorio. Estas experiencias de democracia directa en torno a los municipios no son excepcionales en la historia. Hay muchos otros que no he descrito en todos los continentes. Incluso distorsionadas, estas asambleas han desafiado finalmente al orden social existente a través del tiempo para avanzar hacia más democracia, igualdad y justicia hasta que el estado y las clases dominantes y a veces combatiendo contra ellos en situaciones de emergencia. Además, en estos marcos democráticos, los municipios confederados fueron capaces de resistir con eficacia a los Estados y, más importante aún, han casi derrotado al más poderosa estado-nación de su tiempo, es decir, el estado nacional francés nacido a raíz de la revolución francesa. El Estado-nación, que es en cierto modo la piedra filosofal del poder de las clases dominantes contemporáneas. En consecuencia, la historia demuestra que es posible organizar experiencias locales descentralizadas que resistan a los estados-nación centralizados.

Parte 3: la respuesta del PKK, confederalismo democrático.

Volvamos a la cuestión kurda, cuyas poblaciones se extienden por cuatro estados-nación. Sobre la base de que los experimentos revolucionarios basados ​​en el Estado, especialmente el Estado-nación, están condenados al fracaso, la construcción de un nuevo Estado sobre bases étnicas se ha vuelto una solución absurda, después de más de diez años, de 1995 a 2005, donde se llevaron a cabo reflexiones de investigación, dio por resultado su nueva política: confederalismo democrático o nación democrática, basado en gran medida, pero no sólo, en las tesis de Bookchin con respecto al municipio libertario. Finalmente tuvieron la solución a su dilema y planearon el nuevo paradigma no sólo del pueblo kurdo sino para todo Oriente Medio. El pueblo kurdo se convirtió en el motor de una democracia radical para todo Oriente Medio en el marco de una propuesta de confederación para Oriente Medio sin establecer nuevas fronteras o incluso construir un estado kurdo. Pero cómo?

Como hemos visto anteriormente, el Estado-nación se nutre de las divisiones de identidad que atraviesan nuestras sociedades, de las que las diferentes identidades son sometidas a violencia simbólica y luego física cuando fracasa. Las mujeres son oprimidas por los hombres, los no nacionales por los nacionales, los LGBT por los heteros, etc. Enriquecidos por su experiencia anticolonial de más de 30 años, los partidarios kurdos del confederalismo democrático añadieron métodos propios.

Se trata de construir, como defiende Murray Bookchin, las asambleas populares descentralizadas de doble poder que derrocarán al Estado y al capitalismo mañana. Ya no se trata de esperar la gran noche y la formación milagrosa de la democracia en este marco, sino para construir hoy y ahora
en las ciudades y municipios campañas que tratará de implantar la democracia real a nivel municipal. Después de la disolución del antiguo orden que gobierna estos municipios y la aplicación de un nuevo contrato social basado en los principios de democracia, igualdad, feminismo y ecología, instando a estos municipios para formar confederaciones. Estos municipios estarán a cargo de la gestión de todos los temas locales y tomarán decisiones sobre áreas más amplias con el resto de la confederación.

Conociendo las comunas, la base del sistema federal de Rojava

Pero se podría decir que las opresiones no han desaparecido por todo eso. Seguramente, pero entonces, ¿cómo luchar contra ellas? De cierta manera los kurdos han adoptado una famosa máxima de la primera internacional: “la emancipación de los obreros será obra de los obreros por sí mismos” y “la emancipación de los oprimidos será obra de los propios oprimidos” ellos mismos”. No se trata simplemente de construir las instituciones de doble poder, creando las comunas que derrocarán a los estados-nación del mañana, sino de crear las comunas que condicionan la emancipación de las poblaciones oprimidas. Los kurdos empezaron a fundar comunas de mujeres o consejos de mujeres. Estas últimas están a cargo de las cuestiones y decisiones relativas a la mujer. Estas comunas de mujeres se confederaron a su vez en grandes confederaciones de mujeres, y así sucesivamente, los municipios fueron creados alrededor de identidades que deseaban unirse como cristianos, árabes, turcomanos… y ellos se confederaron a su vez en confederaciones más grandes para llevar su voz al movimiento de consejos así creados. Los municipios eligen bajo un mandato imperativo a su ejecutivo encargado de respetar la voluntad de las asambleas populares. Los municipios se reúnen bajo la égida de un contrato social encargado de dar los grandes valores de la confederación. Pero algunos también me dirán: y las clases dominantes, especialmente la burguesía, ¿qué estamos haciendo con ellos? Hay un punto de escisión con la doctrina marxista-leninista clásica. En el municipalismo libertario el individuo ya no se define en relación con su función económica, sino en relación con su lugar en el campo político que le da acceso a los derechos de legislar y llevar a cabo las tareas votadas en asamblea. La burguesía, por definición, se encuentra en una minoría extrema en estas asambleas frente a una masa de ciudadanos. El poder está en manos de los municipios, serán empujados a tomar el control de grandes propiedades frente a una masa de ciudadanos que se les priva. ¿Cuál será la voz de los burgueses que representarán una pequeña parte de los votos? Los burgueses simplemente preferirán no participar para luchar contra las comunas con todas sus fuerzas y si deciden participar, serán minoritarios.

El otro aspecto importante en la teoría del municipio libertario es que es necesario democratizar los lugares de trabajo sometiéndolos a las directrices de las asambleas municipales. En nuestros tiempos, la identidad económica de los trabajadores se está volviendo más y más restringida. Por ejemplo, en Francia, más de 10 millones de personas están sometidas a trabajo casual, desempleo o que viven de la RSA (Renta de Solidaridad Activa) o peor, que están excluidas de todos los beneficios sociales.1 En otras palabras, una política dirigida a emancipar y que sólo otorga un lugar secundario a estos grupos sociales en el contexto de una revolución, cuando cerca de un cuarto de la población trabajadora forma parte de ella, corre el riesgo de fracasar. La huelga general no concierne a estas poblaciones, por ejemplo. Y esto, por no hablar de los comerciantes, los artesanos y los pequeños terratenientes que constituyen una gran parte de la población también. Sólo un vínculo comunitario o local hace posible reunir a toda la población para que pueda emanciparse. Esto, por supuesto, no disminuye la importancia de las luchas en el mundo del trabajo y no tiende a socavar su importancia.

En el caso del Kurdistán, el pedir la abolición de la propiedad de los medios de producción en una región como Rojava, dominada por las pequeñas explotaciones, sigue siendo ineficiente. Sin embargo, en materia económica, los municipios crean cooperativas bajo su control y los recursos estratégicos (como el petróleo) son controlados por el cantón.

Debemos entender que la democracia radical contiene en sí misma las soluciones a la emancipación de las poblaciones, y por lo tanto, que no es una minoría de individuos o un partido quien puede hacerlo en su lugar.

Ahora, podemos replicar que esto es utópico. Podemos responder dejando claro que esta teoría ya se practica en todo el Kurdistán, pero especialmente en Rojava. Eso es lo que encontré cuando fui y estudié la sociedad allí. Rojava o Kurdistán sirio se encuentra en el norte de Siria, donde se ejerce un bloqueo casi total desde Turquía y desde el Kurdistán iraquí. El resto de sus fronteras están dominadas por Daesh o milicias islámicas profundamente reaccionarias. Sin embargo, las fuerzas sociales de Rojava están ahora implementando teorías del confederalismo democrático.

De hecho, se ha establecido en los municipios, donde reúnen en asambleas vecinales, en asambleas municipales y también de canton, y se anima a, desde las asambleas, resolver las cuestiones lo más localmente posible. El ejecutivo de la “Comuna de los Comunes” se llama TEV-DEM (Movimiento por una Sociedad Democrática). Los cantones están vinculados entre sí a través de un contrato social 2 que ofrece una gran autonomía a los municipios. El contrato social fue fuertemente inspirado por un texto producido por mujeres kurdas de la Federación de Mujeres del Kurdistán. Además, las milicias urbanas, la HPC, florecieron bajo el control de las asambleas de la ciudad. Las milicias YPG / YPJ (Unidad de Defensa del Pueblo / Defensa de la Mujer) tienen comandantes revocables y las mujeres tienen su propio cuerpo de ejército autónomo, las YPJ. Los YPG / YPJs no sólo tienen un papel militar, sino que se reúnen regularmente para entrenarse en política y el debate. Son los primeros en llevar a cabo la ayuda humanitaria y crear conciencia sobre la democracia directa y el anti-patriarcado en los territorios liberados del yugo de Daesh. Estas tropas, compuestas de obreros, empleados, campesinos y artesanos, registraron las principales victorias sobre el Daesh.

Las municipalidades fomentarán o establecerán cooperativas 3 en las que cada miembro de la cooperativa elija un representante para el consejo del municipio. Los miembros de la cooperativa también eligen a la junta directiva de su cooperativa, la cual está compuesta por un representante de la asamblea a la que está adscrita la cooperativa. Los ingresos son distribuidos equitativamente entre todos los miembros de la cooperativa. Parte de los ingresos se transfiere a los fondos municipales y la otra parte se mantiene simplemente para desarrollar la cooperativa. Cuando no es una cooperativa, gran parte de la tierra ha sido municipalizada. Finalmente, los recursos estratégicos como el petróleo están bajo el control del TEV-DEM.

Las comunas de mujeres están llevando a cabo políticas anti-patriarcales en toda Rojava contra homicidios de honor, matrimonios forzados, pero también con respecto a distribuciones desiguales de tareas domésticas. La gran mayoría de los puestos son copresidentes, es decir, todos los puestos electivos son copresididos tanto por un hombre como por una mujer. Las legislaturas son casi la mitad de mujeres, al menos el 40% del cuerpo elegido, como si en Francia tuviéramos entre 200 y 300 diputadas mujeres en la asamblea nacional. Todos los hombres y mujeres que se unen al ejército reciben entrenamiento contra la mentalidad masculina, pero más ampliamente la sociedad también es educada en esta dirección. El progreso llega hasta el punto de obligar a los tribunales de mujeres a juzgar ciertos crímenes de género. Las mujeres a veces forman sus propias cooperativas. Así, las mujeres se encuentran dominando su destino participando directamente en las instituciones políticas, civiles, económicas y militares.

Las comunas de los cristianos defienden sus derechos como minoría para que el cantón de Cizîre reconozca tres idiomas oficiales: el Kurmanji (lengua kurda), el árabe y el siríaco. El siríaco, lengua cristiana derivada del arameo, es así transcrita a todos los textos públicos que están disponibles en los tres idiomas. Por ejemplo, en la Asamblea Legislativa de Cizîre hay tres secretarios, que transcriben los debates cada uno en uno de los tres idiomas. El copresidente de la asamblea es síriaco.

La justicia se practica por razones éticas, no por el derecho romano. La pena de muerte y la tortura han sido suprimidas. La pena máxima de prisión es de 20 años. Los derechos humanos son uno de los valores fundamentales de Rojava. Por lo tanto, las asambleas eligen representantes a los comités de paz encargados de regular la mayoría de los delitos, excepto los más “graves”: delitos (como el asesinato o la violación, por ejemplo). Estos comités de paz son lógicos en un proceso de reconciliación social. Por ejemplo, en las controversias sobre la tierra heredadas de la colonización árabe llevada a cabo por el régimen baazista tienen autoridad para juzgar estos casos. Han asentado decenas de miles de conflictos: desde el hurto, hasta las nuevas distribuciones de tierras, y así derretir el crimen como la nieve al sol. La justicia guiada por los ideales democráticos ha sido liberar a los presos tras la solicitud de las asambleas populares que buscan el compromiso y el consenso.

El proceso revolucionario está llevándose a cabo también en un gran número de poblaciones no kurdas. Se estima que alrededor del 30% de las YPG están compuestos por árabes. Además, las tropas kurdas han rescatado repetidamente a las poblaciones árabes del yugo totalitario de Daesh como en Hassaké, donde, cuando las tropas del régimen huyeron de la ofensiva de Daesh, los YPG / YPJs salieron a rescatar a los barrios árabes, aplastando al mismo tiempo Daesh y a los prejuicios que pretendían oponer a las dos comunidades. Otro ejemplo es la ofensiva llevada a cabo por el consejo militar de Manbij contra la ciudad de Manbij, que está compuesta principalmente por árabes para demostrar que los kurdos no buscan venganza ni supremacía étnica.

El proceso revolucionario se internacionaliza en Bakur (Kurdistán del Norte en Turquía) y el Başur (Kurdistán Meridional en Irak). En Bakur, una guerra despiadada se opone a las fuerzas del YPS y PKK frente al estado-nación de Turquía. Este último no dudó en atacar ciudades enteras para obtener la victoria durante operaciones de limpieza étnica. Muchas ciudades kurdas se han levantado y declarado su autonomía y tomado el camino de la insurrección contra el estado colonial. En Başur, las fuerzas PKK y YPG / YPJ salvaron a Yezidis, una minoría kurda que vivía principalmente en Irak, del genocidio que Daesh les había reservado con la complicidad del gobierno regional del Kurdistán iraquí. Los Yezidis están ahora organizados en asambleas y han creado, con la ayuda del PKK y el YPG / YPJ, una fuerza de autodefensa YBŞ.

Sus resultados son impresionantes y no tienen que palidecer nuestras experiencias europeas que se han convertido en vinagre. Se ha abierto una brecha para la emancipación de los pueblos del mundo entero y se llama Rojava. Todavía es muy poco conocido y ampliamente mal entendido en particular, en la medida en que muchas personas no han asimilado el concepto de Estado-nación que es tanto más difícil de entender cuando uno es un hombre blanco de cultura cristiana, hetero-normativos y psicofísicos. Por así decirlo, estamos poseídos por nuestros dominios deseados o no deseados. A menudo es difícil admitir que uno puede ser un opresor involuntariamente. Las mujeres y los hombres kurdos forman parte de los oprimidos y nos muestran el camino con su alternativa internacionalista.

La larga reflexión del PKK pudo haberlos llevado a capitular, pero en cambio se acercó a una ideología anarquista y la adaptaron a su manera. Los movimientos y las personas que buscan emancipar a la humanidad de las cadenas de dominación tienen mucho que aprender de la alternativa de autogestión del PKK. Es importante saber que este artículo aborda brevemente sólo un punto de la teoría del confederalismo democrático y del municipalismo libertario. Los dos movimientos gozan de una gran riqueza intelectual y cultural, por lo tanto queda mucho por estudiar. No es casualidad que el PKK sea uno de los últimos movimientos comunistas todavía considerados terroristas por Occidente porque su sistema alternativo es una amenaza real para los estados-nación. Es hora de que los individuos y los movimientos que luchan por la emancipación en Francia y Occidente repiensen todos sus fundamentos como hicieron los kurdos del PKK. El confederalismo democrático parece ser una base concreta, viva e inspiradora para comenzar el largo trabajo de renacimiento del pensamiento emancipador.

 

Bibliografía:

El municipio libertario de Janet Biehl.

Los estudiantes, herederos y la cultura de Pierre Bourdieu y Jean-Claude Passeron.

Sobre el Estado de Pierre Bourdieu.

Raza e historia de Lévis-Strauss.

Las identidades asesinas de Amin Maalouf.

Folleto Confederación Democrática de Abdullah Öcalan.

El científico y la política de Max Weber.

1 http://www.centpapiers.com/chomeurs-visibles-et-invisibles-la-barre-des-10-millions-franchie/
2 http://www.rojbas.org/2014/11/19/le-contrat-social-de-rojava/
3 http://inforojava.tumblr.com/post/142397810130/rojava-syrie-l%C3%A9conomie-sociale-%C3%A0-travers-le

Fuentes:

Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la ONU – http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CCPR.aspx

Revolución Cantonal en la Península Ibérica:

  • Cartagena – http://www.portaloaca.com/historia/otroshistoria/6081-el-canton-de-cartagena.html
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Cant%C3%B3n_de_Cartagena
  • Almansa – https://es.wikipedia.org/wiki/Cant%C3%B3n_de_Almansa
  • Alicante – http://www.alicantevivo.org/2007/10/la-rebelin-cantonal-i.html
  • Valencia – https://es.wikipedia.org/wiki/Cant%C3%B3n_Valenciano
  • Bailen – http://bailendiario.com/22-el-canton-de-bailen-1873/
  • Cadiz – https://es.wikipedia.org/wiki/Cant%C3%B3n_de_C%C3%A1diz
  • La Revolucion Cantonal en Andalucia – https://www.lahaine.org/mm_ss_est_esp.php/la_revolucion_cantonal_en_andalucia_1o_p

MILITARES REPUBLICANOS EN LA RESTAURACIÓN: DE LA REBELIÓN AL EXILIO (1883-1891) – http://revistas.uca.es/index.php/trocadero/article/viewFile/1968/1813

Pronunciamientos republicanos del 5 de agosto de 1883
– Badajoz. – http://www.ecorepublicano.es/2017/03/el-pronunciamiento-republicano-del-5-de.html
– Santo Domingo de la Calzada – http://www.bermemar.com/republica/prodomin.htm

Constitución de Andalucía (1883):
ARTÍCULO 1º. Andalucía es soberana y autónoma; se organiza en una democracia republicana reprensentativa, y no recibe su poder de ninguna autoridad exterior…
– Texto Integro. https://es.wikisource.org/wiki/Constituci%C3%B3n_Federal_Andaluza_(1883):_01

Iniciativa para el Confederalismo Democrático

Etat-nation, clé de voûte de la question kurde et française

Agencia ANF

Rojava Azadi

Kurdiscat

Traducción: Asociación de Amistad con el Kurdsitan