El ejército turco y los grupos yihadistas aliados han bombardeado a civiles en Afrin durante 56 días, dirigidos contra hombres, mujeres y niños. Durante 56 días, la comunidad internacional guarda silencio sobre este horrendo crimen y la guerra genocida declarada y justificada por las descaradas declaraciones del presidente turco.

El ejército turco, que reunió a todos los bárbaros terroristas de todo el mundo bajo el nombre de Ejército Sirio Libre, ha atacado y bombardeado a más de 800.000 civiles, que disfrutaron de paz y seguridad durante la guerra civil en curso en Siria. Incluso esta región segura no se ha librado de los horrores de esta guerra, debido a la obsesión del presidente turco y sus aliados terroristas, con el asesinato y tambien por culpa del silencio de la comunidad internacional sobre estos crimenes.

Desde la semana pasada, aviones militares y artillería turcos han estado atacando el centro de la ciudad de Afrin y sus barrios densamente poblados, más intensamente que antes. El objetivo del ejército turco es claro, aterrorizar a los civiles y obligarlos a huir de la ciudad. La difícil situación de los civiles locales se vio exacerbada durante los últimos dos días, cuando el ejército turco cortó el agua y las fuentes de energía de la ciudad y bombardeó los centros de salud. El panorama es ahora muy trágico y decenas de miles de civiles se han visto obligados a huir por temor a la muerte. La magnitud de la tragedia humana ahora excede la capacidad y el poder de ayuda de la administración local.

En solo dos días, la artillería y los ataques aéreos de Turquía han matado a decenas de civiles, incluidos hombres, mujeres y niños. Hay cientos de personas en los hospitales, por no mencionar el bloqueo inhumano impuesto por el ejército turco y sus bandas aliadas takfiri. Instamos a todas las organizaciones internacionales y grupos de derechos humanos y de socorro a condenar y detener este delito. Instamos a todos a responder al llamado de la conciencia humana de ayudar y salvar las vidas de decenas de miles de civiles desplazados en las zonas de Al Shahba, al noreste de Alepo, y proporcionarles asistencia humanitaria urgente.

https://goo.gl/maps/joohU9PZRX72

En este momento, miles de niños, ancianos y heridos están a la intemperie sin cobijo, comida o agua. Todos tienen la obligación moral de ayudar a civiles inocentes y no guardar silencio frente a las atrocidades cometidas por el ejército turco.

Auto-Administracion de Afrin –   Office of Refugees and Relief Affairs 16/03/2018

 

PONGASE FIN A LA INVASIÓN Y LA LIMPIEZA ÉTNICA POR EL ESTADO TURCO EN AFRIN

El Estado turco está intensificando las masacres contra la población civil en Afrin.

El Estado turco ha acelerado la limpieza étnica en la ciudad kurda de Afrin explotando la oportunidad que surgió de la salida de las SDF, YPJ e YPG, salida intencional, para intentar evitar mas daños contra los civiles e incluso masacres peores.

El verdadero objetivo del Estado turco es eliminar por completo al pueblo kurdo, acabar con su lengua, su cultura y su identidad, evitando cualquier estatus político para ellos.

Resulta evidente, por su práctica en la invasión de Afrin, que el Estado turco continuará su política de limpieza étnica junto a todas las bandas jihadistas asesinas con las cuales se ha aliado.

El terror perpetrado por el Estado turco y la barbarie de los jihadistas con los cuales está alineado se está llevando a cabo ante los ojos del mundo entero.

Todas las fuerzas internacionales y principalmente Estados Unidos, Rusia, la UE y la ONU son responsables de esta invasión y limpieza étnica.

Apoyo humanitario para Afrin

Los cientos de miles de civiles que se ven obligados a huir de la barbarie del Estado turco en Afrin son abandonados a su suerte en las carreteras sin que se les proporcione ninguna ayuda.

Cientos de miles de civiles, y especialmente mujeres y niños, se enfrentan a un gran desastre humanitario. Las necesidades humanitarias de estas personas no se abordan y el mundo se queda mirando.

Las fuerzas internacionales que permanecen en silencio, aprobando la masacre y la invasión del Estado turco, ni siquiera están ayudando a las cientos de miles de personas que se han visto forzadas al éxodo.

La invasión de Afrin es una vergüenza para la humanidad.

Las fuerzas heroicas de las YPG, YPJ y SDF no solo defendían a Afrin sino también defendían la democracia, la libertad, los valores y el honor de la humanidad.

Llamamiento urgente a gobiernos, partidos políticos, organizaciones de derechos humanos, sindicatos, instituciones internacionales y a la comunidad internacional:

 

  • Oponerse al terror del Estado turco es un deber humanitario.
  • Brindar ayuda a los cientos de miles de personas que intentan escapar de la persecución turca es responsabilidad de las fuerzas internacionales.
  • Las fuerzas turcas de invasión van obligadas a retirarse inmediatamente, y el Estado turco debería ser juzgado por sus crímenes perpetrados contra la humanidad.
  • Poner fin a todas las transacciones de armas y alianzas políticas con regímenes autoritarios como Turquía en Medio Oriente.
  • Apoyar a las fuerzas democráticas y los esfuerzos de paz de la Federación Democrática del Norte de Siria por una Siria libre y democrática.