El Partido Democrático de los Pueblos (HDP) comenzó el día 25 de Julio de 2017 una “Vigilia de Resistencia”, de una semana, en el Parque Koşuyolu de Amed, en el marco de la “Declaración por una Solución Democrática”, anunciada la semana anterior, para detener el fascismo en Turquía.

El 4 de noviembre de 2016, eran detendios once diputados del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) entre los mismos se encontraban los copresidentes Selahattin Demirtas y Figen Yuksekdag. En diciembre de ese mismo año fueron detenidos 118 miembros del HDP. El 29 de enero de 2017 fue detenido Ayhan Bilgen, diputado y portavoz. Tras las detenciones de noviembre de 2016 eran arrestados 26 de los 59 diputados del HDP, de los cuales 12 permanecían en prisión preventiva.

En julio de este año El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (CEDH) evaluó el recurso interpuesto el 17 de mayo de 2017, para los copresidentes y diputados detenidos del HDP y exigió la explicación de Turquía en la cuestión.

El CEDH concedió a Turquía hasta el 20 de octubre de 2017 para que se expida en el caso de los copresidentes del HDP Selahattin Demirtaş y Figen Yüksekdağ y los diputados İdris Baluken, Besime Konca, Abdullah Zeydan, Nihat Akdoğan, Selma Irmak, Ferhat Encü, Gülser Yıldırım, Nursel Aydoğan Y Çağlar Demirel.

El CEDH exigió una defensa para siete temas y preguntó si los artículos pertinentes del Convenio Europeo de Derechos Humanos habían sido violados en la detención de 12 diputados.

Los diputados del HDP han presentado recursos individuales ante el Tribunal Constitucional en Turquía, alegando que se habían obstaculizado sus actividades legislativas y se habían violado sus derechos de voto activos y pasivos (votar y presentarse a las elecciones). El Tribunal Constitucional no escuchó el caso durante ocho meses, a pesar del precedente del veredicto de Mustafa Balbay del CHP en 2013. Como el veredicto no se producía, el HDP apeló al CEDH citando que el levantamiento de las inmunidades parlamentarias y las detenciones en sí eran una violación de la convención. El Tribunal Constitucional aún no ha emitido un veredicto, mientras que el CEDH ha exigido una defensa de Turquía por los diputados detenidos del HDP.

Mientras tanto, la apelación de HDP Muş MP Burcu Çelik al CEDH contra su arresto el 17 de abril de 2017 aún no ha sido evaluada.

Según la BBC el régimen del presidente Turco es uno de los que más periodistas ha encarcelado, más de 50.000 detenciones y depuraciones masivas en la administración pública y en el Ejército. El estado de excepción, prolongado en varias ocasiones, ha provocado la intervención de casi mil empresas, 15 universidades, 156 medios de comunicación, 42 editoriales y más de 370 ONGs.

El 5 de julio era detenida la directora de Amnistía Internacional en Turquía, junto con diez dirigentes y activistas de organizaciones de defensa de los derechos humanos, cuando, iniciaban un taller sobre cómo defender a quienes se dedican a velar por los derechos humanos en el cada vez más represivo clima que se vive en el país euroasiático, el día 18 de julio eran enviados a prisión seis de los diez activistas de derechos humanos. Todos han sido acusados de “colaboración con banda armada terrorista”, pero las actas de la Fiscalía revelan que las pruebas contra ellos son circunstanciales y muy vagas.

En una declaración sobre las órdenes de detención contra los defensoras de los derechos humanos, John Dalhuisen, Director de Amnistía Internacional para Europa, ha dicho: “Con este paso cruel y retrógrado, Turquía ha subrayado su creciente reputación como un carcelero indiscriminado de activistas de la sociedad civil y un extraño con respecto al imperio de la ley”.