El 20 de enero de 2018 Turquía inició una operación militar en Afrin, c iudad ubicada en el norte    de Siria, con el objetivo de expulsar a  las fuerzas kurdas que la habitaban, después de haber  derrotado y expulsado al estado islámico. En marzo del 2018 tras semanas de violentos               combates, bombardeos aéreos indiscriminados a civiles, e innumerables a ldeas y  poblaciones kurdas diezmadas,  el ejército turco conquisto la ciudad de Afrin.

Desde que esta operación,denominada paradojicamente como “Rama de Olivo” se inicio,varios centenares de civiles fueron asesinados, y alrededor de 200 mil personas se convirtieron en refugiadas. De acuerdo a Human Right Watch, muchos solicitantes de asilo que trataron de huir de las zonas de conflicto con dirección a Turquía fueron objeto de disparos indiscriminados. por parte de los guardias fronterizos turcos. Inclusive en pleno territorio turco, cientos de opositores incluyendo meros usuarios de redes sociales. periodistas y activistas políticos han sido detenidos por criticar estas operaciones.

Tanto estas acciones represivas, como asi también las ofensivas bélicas. demuestran el interés en la limpieza étnica y la consecuente aniquilación del pueblo kurdo por parte del presidente Erdogan. Que ya prometió expandir las operaciones militares a todo el resto del norte de Siria e incluse en el vecino lrak. Por ello, esta Asamblea no puede dejar de pronunciarse sobre la lucha por la supervivenc ia de los kurdos. Que se asemeja en gran medida a la de tantos otros pueblos que en el pasado enfrentaron la crueldad y la tiranía a costa de su propia subsistencia.

Por  estos motivos la Asamblea de la República, reunida en sesion plenaria. condena la reciente invasión turca en el territorio autónomo kurdo de Afrin. Y repudia las violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos del gobierno turco sobre el pueblo kurdo.