El próximo viernes tendrá lugar una charla coloquio a las 19:00h en la Casa de Cultura y Participación Ciudadana de Chamberi C/ Bravo Murillo 39. Madrid. Nos gustaría contar con aquellas personas solidarias, amigas del pueblo kurdo. Con quienes están también en contra de las políticas fronterizas

Aylan Kurdi nació en Kobane ciudad de mayoría kurda situada en el norte de Siria, lugar donde se vivió la Batalla de Kobane en 2014. Después de moverse entre varias ciudades para escapar del Estado Islamico su familia se estableció en Turquía durante tres años. La familia regresó a Kobane a principios de 2015, pero volvió a Turquía en junio del mismo año, cuando el Estado Islámico atacó Kobane nuevamente (masacre de Kobane). Después de dos intentos fallidos de llevar a la familia a la isla griega de Kos, el padre de Kurdi tomó la decisión de trasladarse a Europa pero el viaje terminó en tragedia con el hundimiento de la embarcación.

Aylan Kurdi tenía tres años cuando murio, su foto ahogado en la costa de Turquía, dio la vuelta al mundo, recorrió las redes sociales y trató de concienciar sobre el drama de la crisis de los refugiados y el sufrimiento sus víctimas más vulnerables: los niñ@s.

El informe Vida en la Necrofrontera* del colectivo Caminando Fronteras nos dice:

En este momento, lo mismo en Centroamérica que en el Mediterráneo, decenas, cientos, miles de personas están intentando atravesar alguna frontera. Van con sus niños y niñas a cuestas, con su impulso de vida, con la determinación de encontrar nuevos motivos para mantener la esperanza. Mientras ello ocurre, el necrocapitalismo está poniendo en marcha toda su maquinaria de muerte para apresarles, esclavizarles y convertirles en mercancías.

En las fronteras, el neoliberalismo avanza velozmente, externalizando, privatizando, recortando presupuestos a los servicios públicos. En ellas ocurre lo que luego se generaliza en todos los territorios, gobiernos e instituciones. Los derechos de los que son despojados las personas migrantes son los mismos que poco a poco van siendo arrebatados al resto de la población. Porque la voracidad del necrocapitalismo no tiene ningún límite, ni pretende respetar ningún pacto que haga posible unos mínimos de justicia social.

 

* https://caminandofronteras.files.wordpress.com/2019/06/vida-en-la-necrofrontera-interactivo.pdf