Acaso la revolución no debería comenzar dentro de cada unx de nosotrxs a partir de una conducta reflexiva con respecto a nuestro ser y estar, al devenir cotidiano de nuestras vidas en el dia a dia. Y no únicamente en nuestras ideas con respecto a lo que ha de ser la revolución, aquella de la que hablamos en mayúsculas, obviando esta cotidana menos grandilocuente que se escribe en minúsculas. Una revolución que se construye con solidaridad, apoyo mutuo, amor, respeto, empatía. Esta es la revolución que en estos momentos de confinamiento deberiamos nuevamente replantearnos ahora que somos mas conscientes que sin los demás no somos nada, que desde siempre fuimos seres sociables necesitadxs lxs unxs de lxs otrxs.

Este texto es en sí mismo una catarsis, nace de la necesidad de disertar con respecto a lo que habitualmente no se habla porque no solemos pararnos a pensar con respecto a nuestra historia mas reciente, y obviamos la reflexion sobre la misma.

En septiembre de 2015 se considero la posibilidad de volver a reactivar la Asociación de Amistad Hispano-Kurda, pues este era su nombre original cuando fue creada en 1989.

En noviembre de 2015 se celebro una asamblea abierta donde se consensuó la necesidad de un cambio de nombre y  una actualización de los objetivos iniciales, readaptando todo ello a la realidad social presente.  Se acepto la propuesta de refundación y dieron comienzo las gestiones administrativas para dichos cambios. Finalmente fueron aprobados los nuevos estatutos por parte de la administración y el nombre pasa a ser el de Asociación de Amistad con el Kurdistán.

Pero echemos la vista atrás para conocer el camino que se llevo a cabo antes de la asamblea enunciada.

 

Kobanê 

En octubre de 2014 las fuerzas del Daesh pretendieron ocupar a sangre y fuego la ciudad de Kobanê, dando comienzo la batalla en defensa de la misma por parte de las YPG y de las YPJ.

Durante el transcurso de la contienda y hasta el 27 de enero de 2015, momento en el cual las milicias kurdas declaraban oficialmente la liberación de la ciudad. Prácticamente toda la población de la misma se vio obligada, por los acontecimientos de la guerra, a marchar. En octubre de 2014, el Daesh había logrado capturar unas 350 localidades, desplazando a unas 300 000 personas del lugar donde vivían. A causa de estos desplazamientos se comenzaron a construir campos de refugiados en diferentes lugares del Kurdistan; en el norte, en otras zonas de Rojava e incluso en Bashur.

En octubre de 2014 bastantes de las personas que habían participado de la Asociación de Amistad Hispano-Kurda se sumaron a un recién conformado Comité de Solidaridad con Rojava, creado antes de finalizar el año (2014) en Madrid.

En las asambleas iniciales del comité se hablaba con respecto a las posibles formas de ayudar al pueblo kurdo, en aquellos dramáticos momentos, y en una de las mismas se planteo la posibilidad de llevar a cabo una campaña humanitaria en solidaridad con los miles de refugiados que se encontraban en campos sin prácticamente apoyo de ningún organismo humanitario a nivel internacional, una idea justa ante una realidad incuestionable, y nos pusimos manos a la obra.

El primero de los problemas fue la necesidad de lograr un espacio lo suficientemente grande donde poder almacenar comida no perecedera, ropa, y aquellas medicinas que pudieran lograrse durante el tiempo que durara la campaña. Y las personas que integramos hoy en día la asociación comenzamos a trabajar en dicho objetivo y gracias a la solidaridad de compañeros de las Marchas de la Dignidad logramos una nave, una inmensa nave propiedad de un activista de las Marchas que nos la cedió a coste 0 durante todo el tiempo que fuera necesario. Bien, ya teníamos un gran espacio donde almacenar la ayuda humanitaria.

Pero surgió otro hándicap, la mayoría de las personas que participaban de las asambleas del comité se encontraban en una situación muy precaria económicamente hablando, el problema se subsano cuando gente que actualmente forma parte de la asociación, a nivel individual, aporto lo que pudo y el comité saco un cartel, un precioso cartel que posibilitó el comienzo de la campaña en apoyo a las personas desplazadas, refugiadas. Tras esto llego el momento de la movilización en asociaciones de vecinos,  universidades, en las puertas de supermercados, en mercados, Kebab de kurdxs, y en todos aquellos lugares a donde se pudo llegar, y la solidaridad fue impresionante, emocionante, increíble, y no solo eso, la causa kurda, la revolucion de Rojava comenzaba a ser mucho mas conocida y reconocida.

En esos días también se realizaron gran cantidad de charlas, de todas ellas, destaca en él recuerdo una. La misma se iba a llevar a cabo en un Centro Social Okupado existente en Vallekas por parte de una joven kurda que estudiaba en una universidad madrileña. Llegaba la hora de comenzar dicha charla y la joven no llegaba, al final no acudió a dar la misma. Pero la charla se dio, claro que se dio, un compañero kurdo pidió a una de las personas que actualmente participan de la asociación que aun no siendo kurdo hiciera el favor de participar junto a él. Y así fue, la charla se realizó y tras la misma algunxs asistentes manifestaron su deseo de colaborar en aquellos difíciles momentos que vivía el pueblo kurdo en la defensa de su identidad y su revolución en Rojava, de aquella charla salieron algunas de las primerxs integrantes que posteriormente participarían en la creación de Rojava Azadi.

La campaña humanitaria ya se ha dicho que iba muy bien, sin embargo, hubo quien la critico, la critica ademas llego por parte de alguna de las personas que posteriormente crearon Rojava Azadi, y dicha critica en absoluto fue negativa, todo lo contrario, posibilitó un debate donde por una parte se pensaba que lo pertinente era llevar a cabo un crowdfunding y enviar el dinero recaudado a las organizaciones de ayuda humanitaria kurdas y otras que considerábamos que lo que estaba sucediendo era la germinación de una semilla la cual daría sus frutos en el tiempo, pues se estaba visibilizando una realidad social en aquellos momentos prácticamente desconocida a excepción de lo que la prensa contaba con respecto a las atrocidades del Daesh, lo cual seamos sinceros nos facilitaba la tarea para llegar a mas gente.

Tras un viaje a Rojava por parte de integrantes del Comité, hubo quienes a su vuelta consideraban necesario crear un espacio donde de forma mas clara ocuparse en la información y difusión de lo que habían visto y vivido en los días que estuvieron en tierras kurdas. Venían mas que impresionados con el deseo de comenzar a divulgar el paradigma del Confederalismo Democrático que estaba posibilitando la realizacion de una gran revolución social, y finalmente decidieron crear un espacio especifico para tal fin, de esta forma comenzó a fraguarse Rojava Azadi.

Las primeras asambleas fueron para dar forma al nuevo espacio pro-kurdo dedicadas a la busqueda de un nombre para al nuevo proyecto, tras consensuar el nombre (Rojava Azadi – Rojava Libertad), se hablo de la generación de los medios que posibilitaran mayor visibilidad, comenzandose a crear espacios específicos en las redes sociales y tras todo ello, surgió una nueva iniciativa la cual consistía en ser tambien conocidxs en el “mundo real”  llegándose a la conclusión de llevar a cabo una campaña consistente en un ciclo de charlas en diferentes espacios y centros sociales, pero, había un pequeño problema, volvia a suceder lo mismo que  anteriormente en el comité, no había dinero para sacar carteles. Y nuevamente fue resuelto, del mismo modo que la vez anterior, a traves de la solidaridad por parte de personas que formamos parte de la asociación, y tras poner el dinero necesario para sacar los carteles del que se llamaría “Mayo kurdo en Madrid” la campaña de información comenzó, y los carteles se pegaron en calles, en universidades, en centros sociales…,y tras todo ello un nuevo espacio comenzaba a consolidar sus actividades en el apoyo a Rojava.

Pasado no mucho tiempo se realizarón unas jornadas durante un fin de semana con personas y organizaciones afines a la causa kurda llegadas de otras partes de la Península Ibérica, dichas jornadas se llevaron a cabo en otro Centro Social de Vallekas y entre los temas a tratar se encontraba el de intentar crear una Media Luna Kurda en la Península Ibérica, también se hablo de la realización de un manifiesto de apoyo al pueblo kurdo el cual a través de una web especifica recogiera adhesiones, de personas y organizaciones. Al final por diferentes motivos nada de ello vio la luz y las jornadas sirvieron básicamente para conocernos personas de diferentes territorios, por ejemplo, las que dinamizaron la Plataforma Azadi en Catalunya.

Tras estas jornadas, algunxs compañerxs de los que habian participado en la creación de la Asociacion de Amistad Hispano-Kurda, plantearon la celebración de una asamblea abierta. En la misma se valoraron varias cuestiones; por una parte considerar que al no haber sido consensuada la creación de una Media Luna Kurda en la península en las jornadas organizadas por Rojava Azadi, quizás, la asociación podría llevar a cabo iniciativas en ese ámbito, y ademas, en aquellas fechas, los ayuntamientos de gran parte de la península habían pasado a estar regidos por corporaciones municipales de lo que se llamo «el cambio político a nivel municipalista» y podría ser una oportunidad para lograr nuevos apoyos y nuevas sinergias en favor de la causa kurda, llevando a cabo actividades que favorecieran el conocimiento de la lengua, la cultura y creando los apoyos necesarios en ayuntamientos, comunidades, instituciones publicas o privadas…, tambien con respecto a aquellas posibles campañas humanitarias que se plantearan.

Newroz 2016

Bono ayuda Newroz 2016

En dicho año decidimos ver la posibilidad de realizar la fiesta del Newroz (año nuevo kurdo) por parte de la asociación en Madrid. No era una tarea fácil, éramos pocos y sin fondos económicos para llevar a cabo dicha iniciativa. Sin embargo con gran entusiasmo, se comenzó el trabajo para dicho fin. Se sacaron bonos de ayuda con los cuales poder pagar el viaje de la cantante kurda Hunermend Mizgin,  tambien, comenzamos la búsqueda de un local donde celebrar la fiesta, logrando solidaridad por parte de integrantes de la comunidad subsahariana que gestionaba el Centro Social Okupado La Kupula en el barrio de Carabanchel. Una vez que teníamos local para dicha actividad se comenzó con la tarea de recabar apoyos por parte de propietarios de Kebab para que facilitaran comida para la fiesta, algo bastante tradicional en los Newroz.
La fiesta resulto un éxito, con gran afluencia de personas y con anécdotas inolvidables, aun se recuerda la cara de sorpresa de una joven kurda, la cual pensaba que la gente estaba evitando el pago de la comida,  su sorpresa fue al descubrir que la comida era gratis, que quienes pudieran tenían a su disposición unos botes donde realizar su aportación económica en caso de que así lo consideraran, estabamos, al fin y al cabo, apoyando a un pueblo que plantea la revolucion social.
Durante la fiesta bailo un grupo de música tradicional Boliviana en representación de la comunidad latinoamericana, un músico iraní colaborador de la Asociacion Pro-Derechos Humanos en Iran y la cantante kurda Hunermend Mizgin junto a los músicos árabes de Mêvanên.

El dinero que se obtuvo en dicho acto se repartió de la siguiente manera:

  • Una parte para pagar los gastos de Hunermend Mizginç
  • Otra parte para pagar a los músicos de Mêvanên.
  • Una tercera parte para el pago del equipo de megafonia de la sala.
  • Y por ultimo otra parte se dio a la gente de Rojava Azadi para que pudieran continuar sacando fanscienes y documentos informativos en su distri.

(El saldo en la cuenta de la asociación en Mayo de 2020 era de 150€).

En 2016 también se realizan dos charlas, la primera en el Ateneo de Madrid organizada por la sección de la tertulia republicana y la segunda en el Ateneo La Idea en la sede de CGT en Madrid.

 

Casa del Kurdistan en Madrid, un proyecto fallido.

En 2017 nos llega la noticia de que el Palacio de Sueca, situado en el centro de Madrid iba a ser destinado para fines sociales asociativos, el palacio se encuentra en la calle Duque de Alba, entre el Rastro y Tirso de Molina y comenzamos a recabar información al respecto, llegando a saber que la posibilidad de poder tener opciones de participar entre las organizaciones sociales solicitantes para poder tener un futuro especio en el mismo eran nulas, pues la idea era dedicarlo para entidades de la zona centro.

Lo sucedido con el Palacio de Sueca nos genero la pregunta, podría haber algún otro espacio propiedad del ayuntamiento donde plantear la posibilidad de creación de una Casa del Kurdistan en Madrid, y nuevamente, nos pusimos manos a la obra, finalmente, nos hablan de unos edificios-pabellones situados en lo que en su día fue la Feria del Campo en Madrid donde quizás podría ser factible.

Una vez que obtenemos esta información hablamos con personas que formaban parte del equipo de gobierno de Carmena (alcaldesa de Madrid) y se nos dijo que sí podria ser posible, pero, “tenéis por delante un gran trabajo para lograrlo”. La respuesta habría la puerta a dicha posibilidad, pero había que trabajar mucho y en ese aspecto estábamos, y siempre hemos estado, bien curtidos.

Nos ponemos en contacto con CGT y concretamos una reunión en el Ateneo de Madrid, en la misma participan compañeros del sindicato en el ayuntamiento, responsables del área de Accion Social, y una persona del sindicato que trabajaba en medios de comunicación, la reunión fue muy satisfactoria, mostraron todo su apoyo a la iniciativa, pero nos indicaron una cuestión importante, teniamos que contar con el apoyo de otros sindicatos para lograr mas fuerza.

Tras dicha reunión hablamos con UGT, concertando una primera reunión donde desde el sindicato se nos planteo varias cuestiones, la primera de todas que necesitaban un anteproyecto y una vez que realizáramos el mismo, se concertaria una nueva reunión.

(Aun teniendo claro que el Pabellon de Valencia era el lugar ideal por su estado de conservación y, a su vez, por encontrarse situado junto a un teatro del Ayuntamiento de Madrid sin actividades de ningún tipo. En el anteproyecto aparecen mas edificios, el motivo fue que un solo edificio podría significar una postura de la oposición municpal consistente en un escueto si o no, a un único pabellón  pero al aparecer varios edificios la situación cambiaba por completo, poníamos en evidencia el abandono no de un único espacio sino de varios y todos situados en la misma zona, abriendo las posiblidades para ser capaces de su gestion).

La segunda reunion se llevo a cabo en la sede de UGT, de la calle Hortaleza y en la misma nos manifestaron que el anteproyecto les parecia correcto y que por lo tanto podríamos contar con su apoyo, indicandonos lo que consideraban determinante para las fases siguientes. Desde UGT se nos planteo que ya que no contábamos con una base social a nivel de organización, al menos, precisábamos de un equipo de trabajo que fuera quien dinamizara de forma especifica la tarea de sacar adelante el proyecto de una Casa del Kurdistan en Madrid y ademas una vez tuviéramos ese equipo de trabajo seria conveniente contar con el apoyo de algunas personas vinculadas al mundo de la cultura que favorecieran dicha iniciativa, eso nos dotaría de mas apoyos para que una vez que se concertara una reunión con la alcaldesa de Madrid, viera que dicha propuesta venia avalada por organizaciones sociales y ademas por personas del mundo de la cultural lo cual facilitaba el trabajo ante posibles criticas por parte de la oposición. Aunque también sabíamos que otros centros cedidos, por ejemplo CSA La Tabacalera, no había tenido prácticamente reticencias por parte del PP.

Y ahora llega la parte mas incomprensible, hablamos con compañerxs del movimiento pro-kurdo en Madrid, no obteniendo apoyo para la iniciativa, trasladamos la información a personas vinculadas con el movimiento pro-kurdo fuera del Estado Español, no obtuvimos ninguna respuesta tampoco, mantuvimos una reunión con alguien que hace años incluso participo en la gestión de un local que la asociación tuvo en su día cerca de la Puerta de Toledo, una persona que en esos momentos trabajaba en un medio de comunicacion y de quien sabiamos (su curriculum era publico en la red) que contaba con una gran agenda de contactos de gente del mundo de la cultura, la respuesta fue nula, también se mantuvo una reunion con una compañera que vino a dar una charla en Madrid, en dicha reunión indico que estaba dispuesta a ayudar y dijo que la enviaremos un correo con el anteproyecto, nos imaginamos su respuesta al recibirlo, “che, viste vos estos viejitos, pues no que se plantean crear una casa del Kurdistan ni mas ni menos que en un edificio, vaya pelotudos”.

Resumiendo, no logramos crear ni tan siquiera un equipo de trabajo, y por lo tanto, todo quedo en una excelente idea, donde el ayuntamiento del cambio en Madrid podria haber acordado un convenio de cesión, incluidos gastos de mantenimiento, durante los años necesarios para lograr generar recursos de autosuficiencia y consolidacion del proyecto.

Probablemente lo sucedido con la iniciativa con respecto a una Casa del Kurdistan en Madrid significo un antes y un después en algunas de las personas que formamos parte de la asociación, era y es difícilmente asimilable lo que había sucedido, una gran oportunidad que se perdía, una oportunidad que deberia haber sido asentada entre personas y organizaciones que apoyan la misma causa. No era una ilusión, no era una fantasía, no era un sueño, era un gran proyecto que inexplicablemente no era apoyado, lo cual en cierta medida significaba que la asociación tampoco contaba con muchos apoyos, cuando eran básicos, necesarios y se solicitaban en otros espacios del movimiento pro-kurdo para la cremación de un espacio que podría haber sido autogestionado de forma horizontal y transversal entre personas que trabajan en la solidaridad hacia el mismo pueblo en su justa lucha por la igualdad de genero y de las personas, el respeto a los derechos humanos y de las minorías, la economia pro-cooperativa, la autosufiencia de los pueblos. Daba la impresión de que únicamente se contaba con nosotrxs cuando había que solicitar un espacio publico para un acto en concreto, o para solicitudes administrativas con respecto a concentraciones u otras actividades que requerían permisos legales, al ser una organización con capacidad jurídica para realizar dichas gestiones.

Ahora, tras este tedioso confinamiento si decidiéramos vernos quienes solemos contar con mas tiempo para acudir a reuniones de la asociación, muy probablemente, podríamos hacerlo sentados en un banco (y puede que incluso sobrara espacio en el mismo porque «no es lo mismo hablar que hacer«), en un banco publico de cualquier parques, un banco de nadie porque es de todxs, y es de todxs porque todxs le hemos pagado con nuestros impuestos. Un banco similar al de la imagen. Un banco donde placidamente hablar de la asociación, del Kurdistan, de la inaceptable ocupación por parte de Turquia del territorio de Rojava, de las actividades que vayan a realizar las mujeres solidarias con el Kurdistan, de las charlas que quizás den la gente de Rojava Azadi, y de temas similares. Y tras todo ello pudiera ser que habláramos de la vida, sin mas, y quizás algún compa podría decir «habéis visto el video de esa mujer que leyó un poema en el congreso de los diputados», y la mayoría contestaríamos que no, entonces el compa sacaría su móvil y nos pondría el video.

-Escucháis lo que dice –
-Anda sube el volumen que no se oye bien –
-Ahora   si –

“Nos acostamos en un mundo
y despertamos en otro diferente.
De golpe, Disney ha perdido la magia,
París ya no es romántico,
Nueva York no se despierta,
la Muralla China ya no es un valuarte,
y La Meca está vacía.
De repente los abrazos se han convertido en armas peligrosas,
y no visitar a familiares y amigos en un acto de amor.
Súbitamente nos hemos percatado de que el poder, la belleza y el dinero no valen absolutamente nada.
Porque no pueden darnos ese oxígeno que tanto necesitamos.
Mientras tanto, la vida sigue.
Y es hermosa.
Unicamente a recluido en jaulas al genero humano.
Y creo que quiere enviarnos un mensaje.
Es este, no sois necesarios.
El aire, la tierra, el agua y el cielo están bien sin vosotros.
Cuando regreséis no olvides que sois mis invitados.
Y no mis dueños”.

Y tras estas hermosas palabras pudiera ser que permaneceríamos un rato en silencio, meditabundos. Y al poco comenzaría nuevamente la conversación.

– Qué buen poema, no.
– Pero tiene acento esa mujer.-
– Si parece que tiene acento.-
– Sabéis de donde es-
– Pues parece vasca, verdad.-
– Si, si, parece vasca.-
– Y de que partido sera. –
– Pues por lo que dice será de izquierdas.
– Socialista, o comunista.
– pues también podría ser ecologista verdad.-
– Y de qué partido.-
– No se, pero seria bueno saberlo-
-Pues estaria bien saberlo-
-Si y eso-
-Porque saber de que partido es siempre fue importante-
-Tu crees-
-Y nos enredaríamos con esta cuestion, quizas-

Y poco a poco el verso, esas hermosas palabras pronunciadas, pudiera ser que fueran diluyendose entorno a la ideología de quien las pronuncio, y poco a poco comenzarían a surgir las ideas, esas ideas que dan valor a algo dependiendo del partido de esa mujer, y esa cuestión podria comenzar a tomar incluso mas valor que lo dicho. 

Caemos fácilmente en el discurso, en el análisis, en el criterio “y sí no es de los nuestros”. Porque probablemente en demasiadas ocasiones si no es de un partido afín a alguno de nosotrxs poco a poco el mensaje se acaba perdiendo. Y por desgracia el verso, el mensaje pasara a un segundo, tercero o nulo plano.

Aun hay quienes se obcecan en mantener cerradas las puertas y ventanas de su «casa» y viven en confinamiento desde antes del actual confinamiento, con sus actos ha acabado conviviendo con el hedor, ese mal olor producto de tenerlo todo cerrado,  sin percibir la pestilencia en la que viven porque paso a ser cotidiana en sus vidas, acabo siendo interiorizada.  Porque si la puerta únicamente se abre al camarada, a quienes forman parte de nuestro partido, acaba paulatinamente desapareciendo la empatia, la solidaridad, la viabilidad de confluencia de ideas, y se consolida una autorreferencialidad militante y todo lo demás queda en planos secundarios a causa de esas “puertas y ventanas cerradas”, y la hediondez producto de la falta de aire fresco, de una inexiste visión abierta, empatica hacia quienes reman contracorriente codo con codo a nuestro lado, se consolida. Un mal tufo que acaba generando una visión hermética y obtusa incluso respecto a las relaciones humanas, «la gente no es, la gente sirve para«. Y la historia nos muestra claramente la forma en la que acaban estos planteamientos.

Habramos esas puertas y ventanas y escuchemos a los pueblos originarios y ancentrales quienes bien saben que otro mundo es posible, «un mundo donde quepan muchos mundos».

 

Una antorcha de esperanza

La antorcha que encabeza este texto fue un referente para aquellos jóvenes kurdos que en 1989 crearon la asociación, cada una de las cuatro manos que la sujetan representa a un territorio y su luz ilumina un camino hacia el derecho a existir, a ser como pueblo y su color simboliza el dolor, el sufrimiento y a su vez la esperanza en una sociedad justa e igualitaria.

Y hoy el que dicha luz siga iluminando el camino depende también de ti. De quien este leyendo este texto porque sin ti, sin tu voluntad para mantener viva su luz, esa luz de esperanza, solidaridad, apoyo mutuo, amor, respeto y empatía no será posible.

Y si tras leer este texto te formulas la pregunta, «acaso podría yo colaborar con la asociación de alguna forma», lo mejor que puedes hacer no es trasladarnos la misma a nosotrxs, no, compañero, compañera, porque la optima respuesta esta en ti mismo, en ti misma.

Porque podríamos decirte que puedes hacerte socio/a, si es asi pues muy bien, y con tu ayuda económica sumada a la de otras personas llegar a una cifra que nos posibilitara, quien sabe, incluso tener un local, o cubrir los gastos de las fiestas del Newroz u otras muchas necesidades económicas que se dan en el devenir de toda asociación, pero, y si tu situación es tan precaria económicamente hablando que no puedes aportar nada por poco que sea a nivel económico.

Entonces te podriamos decir que quizás dispongas de algún tiempo para traducir textos y de esta forma subirlos a la web, o redactar artículos para publicar, y podríamos continuar con un largo etcétera de posibilidades.

Pues no, o mejor, no únicamente. Imaginemos que lo que se te da bien es escribir poesía y con tus poemas junto al de otras personas creamos un pequeño librito, imaginemos que eres artesanx y creas con pasta de papel hermosas flores que podrías pintar con hermosos colores creando una referencialidad al Kurdistan, acaso podríamos llegar nosotrxs a descubrir esas capacidades tuyas, sinceramente, pensamos que no.

Sin embargo si nuestra pregunta es; “podrías llegar a plantearte de que forma colaborar con la asociación”, probablemente la dinámica cambie por completo, pues eres tú, quién piensa la forma y el tiempo que podrías dedicar a la asociación. Por lo tanto esa es nuestra pregunta. Si crees que puedes participar, colaborar o aportar ideas, adelante.

Y si tras reflexionar al respecto consideras que sí, en ese caso no dudes en ponerte en contacto a través del correo de la asociación.

asociacionamistadkurdistan@gmail.com

 

Y tras todo lo dicho, recordar que esto es tambien una catarsis y por ello finalizar con un poema de Gabriel Celaya,  “La poesía es un arma cargada de futuro” al que el cantautor Paco Ibañez puso música. Un bello, duro y actual poema, un poema probablemente imperfecto, porque “no es fruto perfecto”. Un poema al que pudiera acabar sucediendole algo similar a la imaginaria situacion con respecto al poema leído por la diputada, ojala no se de esa situacion y estos versos sigan llamando, al menos, a la reflexión colectiva con respecto a que hemos de continuar avanzando indivudual y colectivamente para seguir cambiando el mundo de norte a sur, y de esta a oeste.

Abrazos fraternales.