LA «ZONA DE SEGURIDAD» DE ERDOGAN

 

Refugiados y ayuda humanitaria en el noreste de Siria

 

Datos clave y propuestas sobre las motivaciones, el impacto y las consecuencias a largo plazo de la invasión turca en el noreste de Siria

Documento en PDF

El 9 de octubre de 2019, Turquía comenzó su invasión tas un prolongado periodo de amenazas en el norte de Siria tras la muy criticada decisión de Trump de retirar el apoyo militar estadounidense a las Fuerzas Democráticas Sirias. Los bombardeos y los ataques aéreos generalizados e indiscriminados contra la mayoría de las ciudades y pueblos a lo largo de la frontera han causado muertes de civiles, lesiones, daños a la infraestructura y movimientos masivos de población fuera del conflicto. La evacuación de todo el personal de las ONG internacionales ha intensificado aún más la crisis. A medida que el conflicto avanza a una nueva etapa con el gobierno sirio y la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria, el 13 de octubre se llega a un acuerdo en el que las tropas del gobierno sirio respaldadas por Rusia defienden la frontera de los ataques turcos, la amenaza para las personas, la vida y la seguridad futura de la región siguen siendo inestables e impredecibles.

Además de ser una crisis humanitaria, los ataques turcos también están agravando los efectos de la guerra civil Siria en la región. Desde el comienzo de la guerra en Siria en 2011, se estima que 5,6 millones de personas han huido de Siria a otros países, mientras que 6,2 millones han sido desplazados internos dentro de Siria (cifras del ACNUR). Con las estimaciones actuales que colocan el número de civiles desplazados en más de 200,000, a estas personas se suman los refugiadxs llegando a la cifra de 12 millones sufriendo las consecuencias de los conflictos en la zona. En el transcurso de la guerra y el posterior ascenso del ISIS en Siria e Irak, el norte y el este de Siria ha recibido cientos de miles de desplazados internos de toda Siria, así como refugiados del “califato” de ISIS en Irak. En este informe examinaremos los motivos declarados por Erdogan para la invasión, incluidas las propuestas para una llamada «zona de seguridad» en la que reasentar a los refugiados. También evaluaremos el impacto humanitario continuo de la invasión, así como las consecuencias a largo plazo de la invasión en la estabilidad y seguridad de la región.

Metodología
Desde el verano de 2019, el Centro de Información de Rojava había estado investigando y escribiendo un dossier sobre los refugiados en el noreste de Siria. Para este dossier, realizamos 50 entrevistas con residentes del campamento, personal de ONG locales e internacionales y representantes de la Administración Autónoma. Se realizaron visitas a trece campamentos, en los que nos reunimos con instituciones educativas, de salud y de mujeres y hablamos con las administraciones de campamentos y los consejos de residentes. También se consultaron muchas fuentes secundarias, incluidos informes de los medios, documentos producidos por actores humanitarios e investigaciones. Sin embargo, poco antes de que el expediente estuviera listo para publicarse, Turquía invadió el noreste de Siria y decidimos informar sobre el desarrollo de la guerra en lugar de completar el expediente. Sin embargo, mientras vimos que se desarrollaba una crisis humanitaria debido a los ataques, decidimos publicar un informe específicamente sobre el impacto humanitario de los ataques. Nos basamos en la investigación que ya habíamos realizado para el dossier, así como en las docenas de contactos que habíamos desarrollado dentro de ONG, administraciones de campamentos y estructuras de gobernanza .

Las falsas pretensiones de Turquía: por qué la «zona de seguridad» no funcionará

 

Ningún lugar a donde ir

 

Erdogan ha utilizado el pretexto del reasentamiento de refugiados para justificar su deseo de una llamada zona segura al sur de la frontera turca. Turquía acoge a 3,6 millones de refugiados de Siria, el 83% de los cuales no son del norte y el este de Siria. El norte y el este de Siria ya alberga una población de 5 millones, de los cuales 1,7 millones necesitan ayuda humanitaria, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas. Esto incluye aproximadamente 310,000 refugiados y desplazados internos en campamentos (oficiales y no oficiales), edificios reutilizados y aldeas abandonadas. Aunque la relativa calma se ha restablecido en la región en los últimos años, muchos de estos refugiados y desplazados internos aún no pueden regresar a sus hogares. Al igual que los refugiados sirios en Turquía, son de regiones que todavía experimentan conflictos o necesitan una reconstrucción significativa de infraestructura y economía, como áreas bajo el control del régimen de Assad, Deir ez Zor, Raqqa, Idlib e Iraq.

«Forzando hasta un punto de ruptura»

 

Desde los primeros arribos de personas desplazadas en la región, las autoridades locales en el norte y este de Siria han encontrado formas de satisfacer las necesidades fundamentales, incluso cuando la ayuda internacional era inadecuada o insuficiente. A pesar del historial de la Administración de brindar apoyo a refugiados y desplazados internos, ni la Administración ni las organizaciones de ayuda podrían hacer frente a una afluencia de millones de personas reubicadas por la fuerza. La ONG internacional Cadus declaró que «la invasión turca intensificará la crisis humanitaria a un nivel
más dramático debido al extremadamente alto número de desplazadxs internxs y el
difícil acceso de organizaciones humanitarias preexistentes a la invasión turca «.
al comienzo de la invasión turca, 15 agencias de ayuda internacional emitieron un comunicado diciendo que «la respuesta de ayuda en Siria ya está en situación limite” y los refugiados expulsados ​​de Turquía requieren «asistencia humanitaria que la comunidad internacional no está en condiciones de proporcionar». *

El historial de Turquía

 

En este contexto, es importante examinar la capacidad de Turquía y su historial de apoyo a las poblaciones de refugiadxs. En los últimos meses, Turquía ha implementado una política de retorno forzoso a Siria, incluso a lugares de conflicto en curso. Como ha argumentado la ONG internacional Cadus, «si los refugiados sirios regresan a Siria, esos retornos deben ser voluntarios, dignos y seguros». La invasión y ocupación turca de la región de Afrin en el norte y este de Siria en 2018 también debe considerarse como parte de su trayectoria. Turquía citó razones similares para la invasión de Afrin que están utilizando para la invasión actual. La invasión de Afrin desplazó a 300,000 personas, y la región ahora está ocupada y controlada por fuerzas turcas.
157,000 de los residentes desplazados de Afrin ahora residen en la región de Shehba, viviendo en campamentos y edificios reutilizados, accediendo a niveles críticamente bajos de ayuda humanitaria debido a que están geográficamente aislados por dos poderes hostiles: Turquía y el gobierno sirio. La ocupación turca de la región de Afrin ha sido particularmente brutal. Milicias respaldadas por Turquía, incluidos grupos yihadistas como la Brigada Sultán Murad y Ahrar Al-Sharqiya, que son un grupo destacado en la ofensiva actual en el norte y el este de Siria, se han involucrado en saqueos, confiscación de propiedades, secuestro por rescate, desplazamiento forzado, ejecuciones extrajudiciales y violencia sexual contra mujeres y niñas. La ONU ha informado que desde la invasión «áreas en el norte de Siria, como Afrin, al-Bab, Jarablus y Azaz que ya estaban bajo el control de las fuerzas turcas y / o grupos armados aliados, continúan generando problemas e importantes niveles de criminalidad y violencia.” ** Es probable que cualquier región adicional ocupada por Turquía experimente un destino similar.

  • https://reliefweb.int/report/syrian-arab-republic/15-aid-agencies-warn-humanitarian-crisis-north-east-syria- civilians-risk
  • https://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=25129&LangID=E

 

Impacto humanitario

 

Nuevos desplazamientos

 

Los bombardeos turcos, los ataques aéreos y las incursiones terrestres ya están creando nuevas oleadas de desplazamientos. El número de desplazadxs internxs de la franja fronteriza llegó a 191,069 en dos días como resultado del conflicto en curso (Programa de evaluación de necesidades humanas de las Naciones Unidas) 3, y lo más probable es que ahora supere los 250,000. Esto supera con creces las estimaciones iniciales para los primeros dos días, que fueron entre 60,000 y 70,000 desplazamientos. Se estima que 450,000 personas viven a 5 kilómetros de la frontera y serán desplazadas o atrapadas en el fuego cruzado si la lucha continúa. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, dijo que «cientos de miles de civiles en el norte de Siria están ahora en peligro». Los civiles y la infraestructura civil no deben ser un objetivo. ”4 Sin embargo, esta llamada cayó en oídos sordos. La mayoría de las personas desplazadas han huido a Raqqa, Tel Tamer, Hasakah y Ayn Issa. Muchos también han ido a la frontera de Semalka, pero solo un pequeño número ha podido cruzar.

Impacto en los campos de refugiados

 

  1.  https://twitter.com/vdcnsy/status/1182701814870876161
  2. 4  https://www.unhcr.org/uk/news/press/2019/10/5d9f10eb4/hundreds-thousands-harms-way-northern-syria.html

El impacto de la invasión turca en la población de refugiadxs y desplazadxs internos existente en el norte y este de Siria será significativo. Roj, Mabruka y ambos campamentos de Manbij están a 30 kilómetros de la frontera turca, dentro de la llamada «zona de seguridad» a la que Turquía propone trasladar a millones de refugiados. Los ataques aéreos y los bombardeos también han apuntado a la ciudad y al campamento de Ayn Issa, que se encuentra fuera de la «zona de seguridad» propuesta por Turquía de 30 km. así como más de 12,000 desplazados internos de Raqqa y Deir ez Zor. Los residentes restantes del campo de Ayn Issa están siendo evacuados debido al bombardeo y al acercamiento de las fuerzas de poder turcas. El 11 de octubre, la Administración Autónoma evacuó el campo de Mabruka, que es el campo más cercano a los enfrentamientos más importantes. La población del campamento fue reubicada en el campamento de Arisha, lo que ejerce presión adicional sobre las instalaciones que ya están sobrecargadas. Camp Roj está situado al lado de Qerechoh, una colina ubicada estratégicamente que ha sido blanco de ataques aéreos turcos en el pasado.
La Administración ha tenido que retirar algunos apoyos de los campamentos, y a partir del 14 de octubre, todo el personal internacional que trabajaba para las ONG fue evacuado. La Media Luna Roja Kurda, una de las principales ONG locales que prestan servicios de salud en los campamentos, anunció el 9 de octubre que tenían que reposicionar ambulancias y equipos médicos de varios campamentos, incluidos Al Hol, Roj, Arisha y Ayn Issa, para responder a emergencias en la frontera. La Administración, las ONG locales y la ONU continúan prestando servicios muy reducidos y limitados en los campamentos restantes. El conflicto en curso también cortará el flujo de ayuda humanitaria a la región, reduciendo los niveles de ayuda ya inadecuados.

 

Campamentos mas grandes apoyados por la Administración y algunas ONG, no oficiales:

 

 

20,000 – 45,000 personas en campamentos no oficiales ubicados dentro de las regiones de la Administración Autónoma del norte y este de Siria. Esto incluye campamentos más grandes y establecidos como Ebu Kheseb y Al Karamah, así como asentamientos más pequeños. Los residentes son de muchas partes de Siria, incluidas las regiones controladas por el gobierno sirio, las áreas que requieren reconstrucción y los lugares que aún sufren conflictos y violencia.

Región de Shehba: Shehba, la región donde se establecieron más de la mitad de las 300,000 personas desplazadas por la invasión y ocupación de Afrin respaldada por Turquía en 2018, alberga varios campamentos y muchas familias que viven en edificios reutilizados o en alojamientos temporales. Hay cinco campamentos en la región: Berxwedan (2.700 personas), Afrin (391 personas), Serdem (3.500 personas), Shehba Camp (450 personas) y Veger (446 personas). Aproximadamente 150,000 personas desplazadas también están asentadas en la región, en alojamientos temporales o en aldeas previamente vacías. Esto eleva el total de personas desplazadas en la región a aproximadamente 157,000, aún esperando el fin de la ocupación por las fuerzas turcas para que puedan regresar a sus hogares.

 

Restricciones del régimen

 

Debido a las regulaciones sobre cómo los actoreshumanitarios internacionales coordinan el trabajo con las autoridades y organizaciones locales, las Naciones Unidas y las ONG internacionales a menudo están limitadas en cuanto a con quién pueden trabajar como un «socio local». Porque la Administración Autónoma – como un actor no estatal: carece de reconocimiento político, las agencias de ayuda internacional generalmente no pueden trabajar con la Administración dentro de un marco oficial.

En cambio, las ONG y los organismos de la ONU que se registran en Damasco están determinados a trabajar dentro de los parámetros establecidos por el gobierno sirio, que históricamente ha excluido en gran medida a la región del norte y el este de Siria, así como a proscribir la coordinación con la Administración Autónoma. La Media Luna Roja Kurda también enfrenta obstáculos en la coordinación con Damasco y los condicionamientos a las ONG internacionales, por ejemplo,  Damasco-ACNUR en ocasiones sus decisiones son decididas en Damasco. Todos los fondos de la ONU y otros organismos reconocidos por el gobierno sirio es canalizado a través de ONG que también están registradas en el gobierno sirio, lo que representa un desafío severo para la Administración Autónoma y las ONG locales no registradas con el gobierno. Los actores locales, los administradores de los campamentos y los representantes de la Administración en todos los niveles están preocupados por el impacto de estas restricciones en la capacidad de entregar ayuda humanitaria de manera efectiva a los refugiados y desplazados internos en el norte y el este de Siria.

Creando las condiciones para la crisis

 

Isis resurgiendo

 

«Hay 42,000 niños en Hol que están expuestos regularmente a la ideología [ISIS]»
Reunión mensual de responsables de campamentos de refugiados – Mahmud Karo, Jefe de la Oficina de Refugiados, Ministerio de Jazeera – Asuntos Sociales de la Región.

Más allá de las consecuencias humanitarias inmediatas de la invasión turca, los ataques tendrán un efecto desestabilizador a más largo plazo, amenazando la paz que los pueblos del norte y este de Siria han reconstruido desde que declararon la autonomía y lucharon contra ISIS. En el momento de la invasión, las fuerzas de seguridad de la Administración todavía luchaban activamente contra las células durmientes del ISIS, y la invasión abrió la puerta al resurgimiento del ISIS y otros grupos yihadistas, ya que las autoridades locales tuvieron que reducir el trabajo antiterrorista. El 11 de octubre, un restaurante popular en Qamishlo fue atacado por un doble ataque con coche bomba que fue reclamado por ISIS, matando a 3 personas e hiriendo a 9. ISIS también reclamó cuatro ataques en Deir ez Zor y un ataque en la carretera entre Raqqa y Deir ez Zor en los primeros tres días de la guerra. Durante el mismo período de tiempo, se han evitado dos ataques de células durmientes en Sere Kaniye y uno en Raqqa. Esta tendencia indica que la reasignación de fuerzas de las SDF para defenderse de la invasión turca ha abierto el camino para que las células durmientes del ISIS realicen ataques. La capacidad reducida de las autoridades locales para prevenir y responder a las amenazas terroristas alcanzará niveles aún más críticos a medida que el conflicto continúe y los recursos se destinen al esfuerzo de guerra.

Desglose de seguridad en prisiones y campamentos

 

Desde antes del comienzo del conflicto, la Administración Autónoma advirtió que no sería capaz de proteger efectivamente a los detenidos de ISIS en las cárceles y campamentos y defenderse de la invasión turca. El 13 de octubre, esta advertencia se hizo realidad, ya que 785 personas extranjeras vinculadas a ISIS escaparon del campamento de Ayn Issa. Los informes indican que la huida ocurrió después del bombardeo turco, que creó el caos dentro del campamento. Luego, el caos creó una oportunidad para los intentos de fuga, que fueron facilitados por las células durmientes que operaban dentro del campamento y posiblemente también fuera. Los residentes que escaparon eran todos de la sección de alta seguridad del campo dedicada a afiliados extranjeros de ISIS, mujeres y niños. Las mujeres extranjeras vinculadas a ISIS son a menudo las militantes con una ideología mas arraiga al ISIS, imponen reglas sociales estrictas a los residentes de otros campamentos y las obligan a través de la violencia. La huida ocurre cuando las fuerzas estadounidenses se retiraron de Ayn Issa y las fuerzas de poder turcas obtuvieron el control de partes de la carretera que pasa por Ayn Issa.

Solo algunos de los detenidos fueron recapturados. Otra área de alto riesgo es el campamento de Al Hol, donde están detenidas 11.200 mujeres y niños vinculados con ISIS, así como muchas filiales sirias e iraquíes. Desde el comienzo de los ataques turcos, las mujeres vinculadas a ISIS en el campamento de Al Hol han organizado dos levantamientos (9 y 11 de octubre, con alguna actividad reportada el 13), atacando a las fuerzas de seguridad del campamento, prendiendo fuego a las tiendas e intentando la huida. La situación se vuelve cada vez más tensa e inestable a medida que más fuerzas de seguridad se trasladan al frente. Un miembro del personal del campamento describió la situación en el campamento el 13 como «la calma antes de la tormenta», con los residentes del campamento preparándose para asesinar al personal mientras esperan la llegada de ISIS desde el exterior para facilitar la fuga.
Socavando aún más la capacidad de las autoridades locales para proteger eficazmente a los combatientes del ISIS detenidos, Turquía está buscando activamente liberar prisioneros Como en el campamento de Ayn Issa, los bombardeos turcos han apuntado constantemente a las cárceles con combatientes del ISIS, que buscan abrir la prisión y facilitar el escape. Ha habido un bombardeo continuo de las prisiones de Navkur y Jirkin en Qamishlo, y el bombardeo de dos prisiones cerca de Mashtenur en Kobane, todas las cuales tienen prisioneros del ISIS. Cuando las SDF trasladaron a los prisioneros ISIS de alta seguridad de la prisión Navkur a una instalación más segura, el área fue bombardeada nuevamente y 5 prisioneros pudieron escapar a Qamishlo. ISIS también está utilizando otras tácticas: un coche bomba fue detonado fuera de la prisión de Ghuwairan en Hasakah, que también tiene prisioneros de ISIS.

Destrucción de Infraestructuras

 

El bombardeo de pueblos y ciudades a lo largo de la frontera, así como los ataques aéreos en Sere Kaniye, Tel Abyad y Tel Helef, han estado causando la destrucción generalizada de viviendas e infraestructura, incluidas estaciones de bombeo de agua, presas, centrales eléctricas y campos petroleros, en una estrategia que la OCHR de la ONU llamó «perturbadora». * La destrucción de la infraestructura tiene múltiples efectos: ejerce una mayor presión sobre los recursos de las autoridades locales, dificulta el regreso de las personas desplazadas a sus hogares y, a largo plazo, puede generar resentimiento. con estructuras de gobernanza local.

Una gran cantidad de desplazados internos actualmente en los campos de refugiados del norte y este de Siria no pueden regresar a sus hogares debido a viviendas destruidas, falta de electricidad, agua y empleos, y la inestabilidad causada por estructuras políticas y comunitarias debilitadas. Una infraestructura inadecuada también puede conducir a una sensación de descontento con las autoridades locales, creando aún más condiciones fértiles para el surgimiento de ISIS. Esta ya ha sido una tendencia preocupante en Raqqa, donde ISIS está aprovechando la lenta tasa de reconstrucción para reclutar. Estas condiciones fortalecen aún más el argumento de reconocimiento político para la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria, para que puedan acceder mejor a la ayuda para la reconstrucción.

Propuestas y conclusiones

 

Inmediatas:

 

Cese de hostilidades

 

En primer lugar, debe haber un cese inmediato de la invasión turca del norte y el este de Siria. Esto incluye la retirada de todas las fuerzas terrestres, incluidos sus cuadros militares, el cese inmediato de los bombardeos y ataques desde el otro lado de la frontera y la retirada de aviones y drones del espacio aéreo del norte y este de Siria. Las fuerzas de turcas también deberían abandonar la región de Afrin, que fue invadida y ocupada a principios de 2018.

Acción humanitaria internacional

 

Los desplazamientos masivos, los daños a la infraestructura local y la interrupción de la economía local han tenido un impacto devastador en las poblaciones civiles. El bombardeo turco de la estación de agua de Alok ha causado una escasez generalizada de agua en la región de Hasakah, la infraestructura de salud se extiende más allá de su capacidad y muchas personas se han quedado sin hogar. Se requiere ayuda humanitaria inmediata y extensa, en coordinación con la Administración Autónoma.

Zona de exclusión aérea

 

El establecimiento de una zona de exclusión aérea garantizaría una medida de seguridad para los civiles en el norte y este de Siria de los ataques aéreos. El bombardeo aéreo turco del norte y el este de Siria es capaz de causar una destrucción inmensa de infraestructura y vida humana. Dado que las Fuerzas Democráticas Sirias carecen de fuerza aérea, el establecimiento de una zona de exclusión aérea protegería a la población de una amenaza de la que no tienen forma de defenderse.

  • https://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=25129&LangID=E

 

A largo plazo:

 

Reconocimiento político para el norte y el este de Siria

 

Actualmente, la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria no está oficialmente reconocida políticamente. Esto significa que están excluidos de las negociaciones internacionales, como los acuerdos de paz y los comités constitucionales, y enfrentan desafíos en la coordinación con la comunidad humanitaria internacional. Esto tiene un impacto significativo en su capacidad para acceder y coordinar la ayuda, incluida la ayuda a la reconstrucción. El reconocimiento político de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria evitaría que la situación actual de ayuda para el Norte y el Este de Siria se canalice a través del gobierno de Assad, que no tiene soberanía real sobre la región. Queda por ver cómo el acuerdo militar con el gobierno sirio afectará el estado político de la región.

Acción internacional sobre detenidos de ISIS

Existe una renuencia general de muchos gobiernos cuyos ciudadanos se encuentran actualmente en Hol, Roj y anteriormente Ayn Issa para repatriar a los detenidos vinculados al ISIS. La Administración Autónoma ha propuesto que se aloje un tribunal internacional en el norte y este de Siria para juzgar a los miembros de ISIS (consulte nuestro informe «Llevando a ISIS a la justicia» para un análisis de esta propuesta), mientras que las mujeres vinculadas a ISIS que no están siendo acusadas de un el crimen y los niños deben ser repatriados y colocados en programas de reintegración por sus países de origen.

Retornos voluntarios de refugiados dignos

Si hay refugiados sirios en Turquía que desean regresar a sus hogares, se debe facilitar su regreso. Como el norte y el este de Siria limitan con Turquía, la Administración Autónoma está en una buena posición para facilitar el regreso de los refugiados a sus ciudades de origen en asociación con las Naciones Unidas, asegurando que se confirme la seguridad y la naturaleza voluntaria de los retornos.

 

www,rojavainformationcenter.com

press@rojavaic.com
Tel +963 996 827 521     

Traducción:   

Asociación de Amistad con el Kurdistán      

asociacionamistadkurdistan@gmail.com   

www.amistadkurdistan.org